FALCAOMONACOAFPOTRA111.jpg
AFP.
15 Dic 2016 04:58 AM

El AS Mónaco de Falcao, el equipo más letal en ataque en toda Europa

El Luis II de Mónaco se ha convertido en el terreno más probable para asistir a goleadas.
La
Fm

La última, la conseguida en Copa de la Liga contra el Rennes (7-0), se inscribe en una larga serie de 9 partidos con al menos cuatro tantos que han llevado al equipo del Principado a convertirse en el conjunto más anotador de Europa.

Fue la segunda vez que el equipo del portugués Leonardo Jardim conseguía esta temporada 7 goles, tras haberlo hecho el pasado 1 de octubre en el campo del Metz en un partido en el que tiraron 9 veces entre los tres palos.

Una eficacia que deja perplejo a los observadores y que volvió a repetirse ante el Rennes. Pero también contra el Montpellier el 21 de octubre (6-2), frente al Nancy el 5 de noviembre (6-0) o contra el Bastia el 3 de diciembre (5-0).

Resultado: 76 goles logrados en 28 partidos entre liga (53 goles en 17 encuentros), Liga de Campeones (16 tantos en 10 duelos) y los 7 de anoche en Copa de la Liga. La cuenta asusta: 2,7 goles por partido.

En lo que va de diciembre, los del Principado han anotado en las competiciones domésticas 16 goles sin haber encajado ninguno.

El Mónaco debe su extraordinaria serie anotadora al trabajo de todo el equipo, puesto que pese a que ha recuperado al colombiano Radamel Falcao en pleno idilio con el gol, sus tantos están bastante repartidos.

El exjugador del Atlético de Madrid, tras una larga travesía del desierto, se ha convertido, con 14 goles, en el mejor artillero de la maquinaria diseñada por Jardim.

Pero no en el único. De hecho, el último juego lo presenció el partido en la grada dentro de las rotaciones puestas en marcha por el entrenador, y tampoco estuvo en el otro 7-0, cuando estaba lesionado.

El colombiano, de 30 años, ha marcado 14 de sus diez tantos en la liga francesa, donde solo le superan el uruguayo del París Saint-Germain Edinson Cavani (16) y el francés del Lyon Alexandre Lacazette.

Pero ambos han jugado más partidos que Falcao, a quien una lesión apartó durante más de un mes de los terrenos de juego y que en el campeonato doméstico solo ha participado en 11 partidos.

A ellos suma los cuatro goles conseguidos en cinco duelos europeos y que han contribuido a que los del Principado acabaran primeros la fase de grupos de la Liga de Campeones, en la que en octavos de final se medirán en febrero próximo al Manchester City de Pep Guardiola.

Por detrás de Falcao empuja con siete dianas el argentino Guido Carrillo, cinco años más joven, que está aprovechando bien los minutos que le está dejando jugar Jardim.

El ex de Estudiantes de la Plata, que cumple su tercera temporada en Mónaco, la segunda en el primer equipo, solo ha marcado en la liga, pero a sus tantos suma su generosidad con las asistencias, como la que proporcionó a Dirar en el quinto gol ante Rennes.

Si Carrillo no goza de más minutos es porque los delanteros del Mónaco están siendo muy resolutivos. Los franceses Valère Germain, de 26 años, y Thomas Lemar, de 21, han conseguido 8 tantos cada uno en 24 partidos en todas las competiciones.

Cinco dianas, tres de ellas en Europa, ha logrado el portugués Bernardo Silva, de 22 años, el auténtico motor del equipo.

Y siete acumula el medio defensivo brasileño Fabinho, de 23 años, auténtica revelación goleadora del equipo -siete goles- y pilar indiscutible en el esquema del técnico portugués.

Pero el Mónaco, subcampeón de Europa en 2004, no está demostrando dependencia de sus titulares y el mejor reflejo de ello sucedió ante Rennes, cuando Jardim decidió dar más minutos a jugadores que gozaban de menos tiempo de juego.

Kylian Mbappé, un producto de la cantera monegasca que está a punto de cumplir los 18 años, marcó el primer triplete de su todavía bisoña carrera, mientras que el brasileño Gabriel Boschilia, de 20, zurdo, marcó dos tantos con el pie derecho.

Todo parece acordarse en la sintonía de fútbol que está creando Jardim, que, sabedor del entusiasmo que rodea al equipo, se obstina en mitigar la euforia: "Somos el mejor ataque de Europa y nuestros rivales nos respetan. Pero no creo que nos teman".

El cauto técnico portugués sabe que los castillos de diciembre pueden tornarse en ruinas en marzo.