sucrelafm.jpg
10 Oct 2016 11:05 AM

Tres obras de Tolú, en Sucre, sumarían un detrimento de 543 millones de pesos

La
Fm

Foto tomada de @gobsucre

Los contratos de obra corresponden al segundo semestre de 2015, y entre las irregularidades está la falta de soportes que sustenten los pagos.

En un informe de la Contraloría Departamental de Sucre al municipio de Tolú, el grupo de auditores, integrado por especialistas en temas de infraestructura, detectó que en solo en tres contratos hay un presunto detrimento patrimonial por 543 millones de pesos, y entre las causas está la falta de supervisión de la Alcaldía municipal durante la ejecución de los proyectos.
El caso más grave sería la construcción del puente ubicado en el Arroyo Guani y la construcción de placa huella en la vía El Francés, ubicada al norte de Tolú, una obra contratada por 982'368.840 pesos, que por una supuesta falta de supervisión, el contrato no tuvo estudios topográficos preliminares, ni los diseños para el control de las excavaciones y rellenos, así como la falta del acta final del pago de lo ejecutado, lo que desembocó en un detrimento patrimonial de 488'636.733 pesos, cerca de la mitad del valor de la obra.
El informe detalla también que durante una inspección de campo al convenio ‘mejoramiento de las calles principales de los barrios el Símbolo y Laureles en el Municipio de Santiago de Tolú’, con presupuesto público, se detectó un presunto detrimento de 53.950.077 pesos, debido a que carecía de especificaciones técnicas, ni evidencia de supuestos mantenimientos, se evidenció que no existen los estudios topográficos preliminares y no presentan soportes técnicos para el cobro del acta final de pago, no se ejecutaron de forma adecuada los trabajos de mantenimiento en el tramo de la vía mencionado en el objeto del convenio”.
Un caso de menor cuantía, pero no menos grave, fue la adecuación del aula y el polideportivo municipal para el desarrollo de las elecciones territoriales realizadas en octubre de 2015 en Tolú, contratado por 16'581.084 pesos, que al igual que los casos anteriores, hubo falta de estudios, diseños y acta final de pago que garanticen el cobro de las cantidades supuestamente ejecutadas por el contratista.