santos11.jpg
Presidencia de la República
9 Nov 2016 02:00 PM

Santos destacó avances de cónclave en La Habana y precisó el enfoque de género en el acuerdo

El presidente Juan Manuel Santos, en una nueva alocución, destacó los avances de la renegociación del acuerdo de paz con las Farc y confirmó que el enfoque de género busca reconocer el impacto del conflicto sobre la mujer.

“Sobre el enfoque de género, quiero confirmar lo que he dicho ante diversos grupos religiosos: el enfoque de género no es ideología de género. Lo que se busca es reconocer el mayor impacto del conflicto sobre la mujer, sus derechos como víctima y su papel para la reconciliación. Eso quedó expresamente incluido”, precisó.

Y agregó que “la familia es el núcleo de la sociedad. Las discusiones sobre el matrimonio no hacen ni harán parte del Acuerdo”.

En el punto de la reforma rural integral, el Jefe de Estado reiteró que el objetivo es lograr que través de una política de recuperación de la familia campesina se impulse el acceso equitativo a la tierra.

“En materia de desarrollo rural se precisó que los programas para los campesinos incluyan actividades como la agroindustria o el turismo para generar empleo y oportunidades en el pos conflicto”, señaló.

Frente a la solución del problema de drogas ilícitas, el presidente Santos señaló que en la construcción del nuevo acuerdo se ha logrado concretar que la cooperación de las Farc para romper todo vínculo con el narcotráfico sea eficaz.

“Para atacar de manera más efectiva el problema del consumo de drogas, se robustece el papel de la familia y de los grupos religiosos en la política de prevención y atención a los consumidores”, indicó.

Frente al tema de la Jurisdicción Especial para la Paz el primer mandatario dijo que están proponiendo una mayor participación de las víctimas en la mesa para satisfacer sus propuestas de ajuste al Acuerdo.

A continuación, las palabras del presidente Santos:

Buenas noches,

Como les conté el lunes pasado, seguimos dedicados a trabajar sin descanso para definir y alcanzar un nuevo acuerdo de paz con las FARC. Un acuerdo que refleje y retome el mayor número posible de propuestas que los colombianos nos entregaron en desarrollo del diálogo nacional.

El equipo negociador sigue concentrado en La Habana, discutiendo todos los puntos que requieren revisión, ajuste o precisiones. Ya van más de siete días completos, con largas sesiones de trabajo, entre 12 y 14 horas cada una.

Estos dos últimos días han sido todavía más intensos. A pesar de la voluntad expresa de ambas partes para buscar acuerdos que incorporen las propuestas recibidas, ha habido momentos de tensión y de dificultad. Es normal.

Afortunadamente, la voluntad de diálogo y la decisión de avanzar han permitido superar esos momentos, y seguir adelante.

Hoy quiero compartir con ustedes otros de los avances logrados para ajustar y robustecer el acuerdo, en línea con las propuestas recibidas de todos los sectores.

En materia de desarrollo rural se precisó que los programas para los campesinos incluyan actividades como la agroindustria o el turismo para generar empleo y oportunidades en el pos conflicto.

El papel de las autoridades locales en la implementación del Acuerdo fue reiterado y fortalecido, como parte del respeto a nuestra institucionalidad.

En resumen, mantenemos vivo el compromiso con el campo a través de una política de recuperación de la familia campesina, que impulse el acceso equitativo a la tierra y que cree condiciones de vida digna.

En lo político hemos propuesto que la Misión Electoral debe incluir a todos los partidos. Su participación es clave para fortalecer la democracia y la transparencia electoral.

En el Acuerdo de Cartagena se había dado un paso inmenso en la lucha contra el problema mundial de la droga. Las FARC se comprometieron a romper todo vínculo con él y a cooperar en la superación de ese fenómeno. Ahora, en el Nuevo Acuerdo se ha logrado concretar esa cooperación para que sea más clara y eficaz.

Para atacar de manera más efectiva el problema del consumo de drogas, se robustece el papel de la familia y de los grupos religiosos en la política de prevención y atención a los consumidores.

Sobre el enfoque de género, quiero confirmar lo que he dicho ante diversos grupos religiosos: el enfoque de género no es ideología de género. Lo que se busca es reconocer el mayor impacto del conflicto sobre la mujer, sus derechos como víctima y su papel para la reconciliación. Eso quedó expresamente incluido.

Hemos subrayado que la familia es el núcleo de la sociedad. Las discusiones sobre el matrimonio no hacen ni harán parte del Acuerdo.

Reiteramos igualmente que en Colombia respetamos la libertad de cultos.

Frente al tema fundamental de la Justicia, estamos proponiendo una mayor participación de las víctimas en la mesa para satisfacer sus propuestas de ajuste al Acuerdo.

Como pueden ver, el proceso de ajuste y revisión del acuerdo sigue avanzando, siempre usando y defendiendo las propuestas recibidas para ese fin.

Al mismo tiempo, seguimos manteniendo informados diariamente a los diferentes voceros del No sobre los avances y dificultades de esta tarea.

Colombianos,

Estamos avanzando. Estamos logrando, como me comprometí a hacerlo, ajustes al acuerdo de paz para que en el nuevo texto nos veamos reflejados y representados todos. Así lograremos que la paz nos una y nos reconcilie.

Les seguiré informando de los nuevos desarrollos y avances en este tema que nos interesa a todos.

Muchas gracias