El líder social Walter Enrique Rodríguez Palacio fue asesinado en Tarazá, Antioquia.
El líder social Walter Enrique Rodríguez Palacio fue asesinado en Tarazá, Antioquia.
Cortesía: Fundación Sumapaz.
20 Nov 2019 06:51 AM

Nuevo caso de líder social asesinado en Tarazá, Antioquia

Con este crimen ya son 22 los líderes sociales asesinados este año en el departamento.
Maira
Arbeláez Camaño
@maiarbe

En el corregimiento La Caucana del municipio de Tarazá (Antioquia), fue asesinado Walter Enrique Rodríguez Palacio, presidente de la Junta de Acción Comunal de la vereda San Miguel.

El vocero de la ONG Nodo Antioquia, Óscar Yesid Zapata, confirmó que el defensor lideraba procesos de cultivos ilícitos, además de ser miembro de la Asociación de Campesinos del Bajo Cauca (Asobac), una de las más amenazadas en esa zona del país.

De acuerdo con las primeras informaciones de las autoridades, el hombre de 48 años de edad fue asesinado en la vereda La Esmeralda por hombres armados, quienes le dispararon en varias oportunidades hasta causarle la muerte. Al parecer no se conocían amenazas de muerte en su contra.

Lea también: Colombia amaneció con sus fronteras cerradas de cara al paro del 21 de noviembre

"Es muy probable que los grupos responsables de este homicidio hayan sido Los Caparros o integrantes de las Autodefensas Gaitanistas, toda vez que se encuentran en una disputa por el control del territorio".

Según la ONG Nodo Antioquia y la Fundación Sumapaz, con este crimen ya son 22 los líderes sociales asesinados este año en el departamento. 

Zapata insistió que "no hubo acompañamiento por parte de las autoridades y que la misma comunidad llevó el cadáver hasta un determinado sector. Es lamentable pues la violencia no cesa en el Bajo Cauca y sentimos que hay un Gobierno Nacional que no le interesa solucionar este problema que hoy tanto amenaza a los líderes sociales y defensores de Derechos Humanos".

Le puede interesar: Falleció 'Ernesto Báez', el ideólogo de las AUC

Según los integrantes de Asobac, la situación de seguridad es crítica en varias veredas del corregimiento La Caucana, tanto que temen salir a las calles a desempeñar sus labores con normalidad.

Las regiones más vulnerables siguen siendo el Bajo Cauca y Norte del departamento, donde el Clan del Golfo y Los Caparros se disputan el control del territorio y las rentas ilícitas y mantienen intimidada a la población.