Reapertura de restaurantes
Colprensa
30 Ago 2020 04:04 PM

Medellín: El lunes reabren los restaurantes de la ciudad

Los negocios tienen que cumplir estrictos protocolos de seguridad para funcionar sin problemas.
Ana María Londoño Ortiz
Ana María
Londoño Ortiz
@anamalortiz

Este lunes, después de cinco meses de cierre, los restaurantes de Medellín y el Valle de Aburrá recibirán nuevamente a sus comensales. Con el sector gastronómico comienza la apertura económica gradual en la capital de Antioquia, a la que se unirán paulatinamente gimnasios, lugares de culto y escenarios deportivos. 

El secretario de Desarrollo Económico, Alejandro Arias, explicó que en hay por lo menos 6.000 establecimientos formales de ventas de comida, lo que quiere decir que, si todos cumplen con los protocolos, por lo menos 90.000 personas regresarán a sus trabajos este lunes.

"Detrás de cada restaurante, hay una persona que cuida un parqueadero, un chef, un administrador, personas que por fin van a poder llevar el sustento a sus casas”, dijo Arias.

Lea también: Duque pide actuar con responsabilidad a pocas horas del fin de la cuarentena

Para incentivar la llegada de clientes, las autoridades sanitarias levantaron el pico y cédula. Los dueños de los establecimientos deben garantizar una distancia mínima de dos metros entre las mesas, los utensilios para servir los alimentos deben cambiarse cada tres horas, los baños deben estar dispuestos de tal manera que se evite el contacto y cada empleado debe contar con los elementos de desinfección.

En el transcurso de la semana, los gimnasios, moteles e iglesias se integrarán a la vida económica; durante la segunda semana de septiembre se realizará el primer evento público en Plaza Mayor.

Lea también: [Fotos] Automisa en Chía: La nueva forma de la fe en Colombia

A pocas horas de que inicie la apertura económica en Medellín y el Valle de Aburrá, la capital de Antioquia disminuyó el porcentaje de ocupación en las unidades de cuidados intensivos, que hasta hace cuatro semanas estaba cerca al 80% y ad portas de una declaratoria de alerta roja.

Según el último reporte, el 67% de las 950 camas están ocupadas, 291 de ellas por pacientes COVID-19. La disminución de pacientes críticos permitió que la ciudad regresara de alerta naranja a alerta amarilla.

Fuente
Sistema Integrado de Información.