Construcción-vías-Colprensa.jpg
Colprensa.
21 Dic 2016 06:35 AM

Inseguridad jurídica y corrupción, preocupaciones de la infraestructura para 2017

La Cámara Colombiana de Infraestructura reveló su balance para el año 2016, en el que resaltó los avances de las vías 4G, la venta de Isagen, y el cierre financiero de las obras para el río Magdalena.
La
Fm

Dentro de los grandes logros de la infraestructura para este año, la Cámara señaló que la consolidación de Odinsa, las ventas de la ETB y la EEB para financiar obras en Bogotá, la compra de Argos, la negociación de Isagen y el aseguramiento de las obras para la navegabilidad del río Magdalena, son los principales aciertos.

“El 2016 fue un buen año para el sector de infraestructura. De acuerdo con los datos más recientes, la inversión realizada a la fecha asciende a cerca de $5 billones, donde $4,3 billones se ejecutaron bajo el esquema de participación privada. Estos recursos se traducen en la construcción de más de 370 kilómetros de nuevas calzadas, 9 aeropuertos en obra y la puesta en operación del puerto de Agua Dulce en Buenaventura.” señaló la CCI.

Pese a que destacó los logros del Gobierno, la Cámara Colombiana de Infraestructura dijo que hay puntos pendientes en materia de corrupción y seguridad jurídica que se deben tomar como retos para el próximo año e insistió en que estos son una gran amenaza para el desarrollo de la nación.

“Es un fenómeno que persistió durante el año que termina en los entes territoriales, pese a la batalla que el Gobierno Nacional, de la mano de la Cámara Colombiana de Infraestructura, ha librado para combatirlo. De ahí la necesidad inaplazable de implementar un pliego de condiciones tipo o estándar, obligatorio por ley, para evitar que los procesos licitatorios del nivel subnacional sean manipulados discrecionalmente, según las conveniencias de funcionarios y contratistas corruptos.” señaló el informe de la Cámara Colombiana.

La CCI hizo un llamado para que en el próximo año se impulse el desarrollo de las vías terciarias en el país y que desde los Gobiernos Nacional y Locales, se mantenga el dinamismo del sector sin perder la coordinación institucional para la puesta en marcha de la Unidad de Planeación de Infraestructura y Transporte, que se debió crear desde 2013, por orden de ley.