Santander-lafm.jpg
El departamento de Santander en medio de las lluvias / Foto suministrada a LA FM
1 Mayo 2018 05:24 AM

En Santander, 27 municipios están en calamidad pública por las lluvias

El director de la Oficina de Gestión del Riesgo, Ramón Ramírez, presentó un balance de lo que acontece en el departamento.

Cuatro grandes emergencias son atendidas en estos momentos en Santander, tres ellas provocadas por las lluvias y una de ellas por un vertimiento de crudo en La Lizama en Barrancabermeja.

El director de la Oficina de Gestión del Riesgo, Ramón Ramírez, sostuvo que las fuertes lluvias han originado deslizamientos, desbordamientos de ríos y avalanchas que han afectado a 27 municipios los que han sido declarados en calamidad pública. El funcionario señaló que 16 de esos municipios fueron decretados en esta temporada de lluvias y 11 más tenían esa condición desde la temporada pasada.

Las emergencias que son atendidas se registran en Enciso, provincia de García Rovira; en San Vicente de Chucurí, en donde se registró una avalancha que obligó a la evacuación de 21 barrios y afectó a por lo menos 300 viviendas, en la vía Socorro – Simacota y en Barrancabermeja.

En el caso de Enciso hay un fenómeno de remoción en masa, sumado a una falla geológica los cuales con las lluvias se agravaron al punto que se destruyó una carretera y obligó a la evacuación de 15 familias en el sector Cortaderas.

En el caso de San Vicente de Chucurí el director de Gestión del Riesgo les hizo el reclamo a los concejales por no aprobar el proyecto de acuerdo en el que se pretendía aprobar un estudio de amenaza de riesgo y vulnerabilidad. “Al hundirse esta iniciativa no se podrá contar con los $600 millones que cuesta, sumado a la imposibilidad de tener un ordenamiento territorial”, aseguró.

Las otras dos complicaciones se presentan en la vía Socorro – Simacota, la cual quedó afectada en un tramo de dos kilómetros, luego del desbordamiento de la quebrada Santa Rosa. Mientras tanto, en Barrancabermeja el sector La Lizama ya se encuentra en la etapa de recuperación de la zona, al tiempo que se adelanta la investigación para establecer las causas del vertimiento de crudo que afectó una zona de por lo menos 1.900 hectáreas.