Bucaramanga
ICBF
27 Jul 2019 05:36 PM

En Bucaramanga, plan B de autoridades tras denuncias de alquiler de niños para pedir limosna

Personería de la ciudad instó a la ciudadanía a no contribuir con su solidaridad con estas prácticas.
Slendy
Blanco Suárez
@SlendyBlanco2

"Ni un peso a quien esté con niños en la calle", es la campaña que está liderando la Personería de Bucaramanga para tratar de hacerles ver a los ciudadanos que entregar dinero a quienes usan los menores en semáforos para pedir limosna ayudará a aumentar la mendicidad. 

La campaña se lanzó después de conocerse las denuncias en las que se señala que bebés entre los cero y 24 meses de edad son alquilados por sus padres para pedir limosna en las calles de la 'Ciudad Bonita' en compañía de adultos desconocidos. 

Lea además: Confirman primer caso de alquiler de niños en Floridablanca (Santander)

Rafael Picón, personero de Bucaramanga, indicó que además de los operativos para rescatar a estos menores, es fundamental que los ciudadanos no alimenten la mendicidad que involucra a los infantes. 

"Hay que hacerlo un llamado a la comunidad a que no apoyen estas situaciones, realmente si se quiere ayudar a una mamá o a un señor con niños no se debe hacer con dinero porque estamos apoyando una red que vulnera los derechos de estos menores", precisó el Personero de Bucaramanga. 

El llamado por parte de las autoridades es a no apoyar económicamente a quienes tengan niños expuestos a la mendicidad, toda vez que se estaría financiando los intereses de quienes buscan su sustento diario sin pensar en la vulneración de los derechos de los menores. 

Le puede interesar: Juez ordena garantizar agua potable a niños de zona rural de Bucaramanga 

"Si en verdad desean ayudar ofrezcan comida o ropa en buen estado, pero no lo hagamos con dinero porque se está apoyando a una red de corrupción que no le importa qué pueda pasar con los niños a quienes les dan medicamentos que pueden generar serias consecuencias", dijo Picón.

Recientemente fue hallado un menor venezolano ubicado en un semáforo de la vía Floridablanca - Piedecuesta a cargo de dos adultos quienes no eran los padres y por el contrario lo habrían alquilado para aumentar sus ingresos basados en la mendicidad.