El Salado se resiste a desaparecer
LA FM
16 Feb 2020 12:54 PM

El Salado, 20 años de una masacre de la que aún exigen verdad

Entre el 16 y el 18 de febrero del 2000, se vivió en esta comunidad una de las masacres más doloras del país.
Julys Carmona Henríquez
Julys
Carmona Henríquez
@JulysCarmona

El Salado, una pequeña comunidad rural de El Carmen de Bolívar, hace 20 años fue epicentro de una de las masacres más doloras que se haya registrado en el país.

A este corregimiento llegaron fuertemente armados más de 400 integrantes de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), que sin ningún tipo de contemplación fueron pasando de casa en casa y con lista en mano, llamaron a varios campesinos a los que señalaban de ser colaboradores de las Farc.

Lea aquí: Hugo Ospina dice que plataformas de transporte y guerrilla son iguales

Los paramilitares incursionaron el 16 de febrero del año 2000 y 3 días después, tras ultimar a 60 personar y violar a decenas de mujeres, salieron de la población.

Yirley Velazco, lideresa social de El Salado, afirmó que aquellos tres días nunca serán olvidados en su corregimiento. Señaló que no fue sólo enfrentar el dolor del abuso sexual al que fue víctima cuando era una adolescente, sino descubrir lo que ocurrió en la cancha del pueblo y que era motivo de celebración para los armados, los cuales al son de tambora y gaita, atormentaban a quienes no podían salir de sus casas.

Relató que cuando finalmente se fueron los paramilitares, se encontraron con una escena que nunca saldrá de sus mentes.  "Encontramos a decenas de cuerpos tirados en la cancha, creo que el amor por esta comunidad nos llevó a sacar fuerzas de donde no las teníamos para seguir adelante y luego recoger lo poco que teníamos para salir de El Salado", dijo.

Para esta mujer quien por su liderazgo hoy enfrenta varias amenazas en su contra,  dijo que esa situación la obligó a salir de su comunidad y que la masacre registrada hace 20 años "detuvo el tiempo en El Salado", donde la desolación, el dolor y el abandono estatal sigue siendo evidente.

"El Salado estuvo a punto de convertirse en un municipio en 1999, un año antes de la masacre. En el 2000, al suceder la masacre, El Salado se detuvo allí, ese 18 de febrero. Por más intervenciones que haya recibido, El Salado sigue siendo un pueblo de soledad, de tristeza", apuntó.

Consulte además: Cuatro personas murieron en presunto enfrentamiento entre bandas en Comuna 13 de Medellín

Javid Torres, otro sobreviviente de los hechos registrados en esa comunidad, sostuvo que hoy más que nunca los salaeros exigen que haya verdad, no sólo del lado de quienes perpetraron directamente la masacre, sino del Estado que a su criterio, no ha "reconocido su participación" en lo que aconteció.

"El Estado Colombiano ha pedido perdón a las víctimas, pero nunca ha reconocido su participación en ello. Lo que hacen es decir que si hubo responsabilidad del Estado por omisión, pero no por participación. Nosotros lo que queremos que se aclare los hechos ocurridos, que nos digan qué fue lo que sucedió, que se sepa la verdad", dijo.

Así mismo, manifestó que se requiere de una real intervención del Estado para que su comunidad resurja y vuelva a ser el pueblo prospero que era antes de la masacre.

"La gente no puede cultivar porque las fuertes temperaturas matan todo lo que se cultiva. Los campesinos no están tecnificados y lo que pedimos es que se vuelva a reactivar la economía salaera, que estaba a razón de la agricultura, queremos que vuelva a ser ese pueblo pujante", indicó.

Por los hechos registrados hace 20 años y con la presencia del director de la Unidad para las Víctimas, Ramón Rodríguez, se realizarán este martes 18 de febrero, varios actos de reivindicación de la memoria en El Salado.

La jornada iniciarán a las 8:00 de la mañana con una caminata hacia el cementerio, una misa solemne y un conversatorio que abordará lo que ocurrió antes, durante y después de la masacre. A las 7:00 de la noche se realizará un acto simbólico en la plaza principal, para reivindicar el nombre de esta población de El Carmen de Bolívar.