Champeta-Colprensa.jpg
Colprensa referencia.
23 Mayo 2017 08:08 AM

Cantantes de champeta rechazan prohibición de bailes de picós en Cartagena

Para Louis Towers, cantante de champeta, las autoridades locales deben fijar su atención en la verdadera raíz del problema.
La
Fm

Sigue en firme la medida de la administración distrital de no otorgar más permisos para la realización de los conocidos bailes de picó en cualquier escenario deportivo, esto tras una trifulca al interior de la Plaza de Toros. Los cantantes de champeta han iniciado una cruzada para evitar la generalización y la discriminación contra el género.

Louis Tower, cantante de champeta, explicó que la música no tiene nada que ver con el mal comportamiento de sus asistentes, “son personas que tienen cualquier tipo de problemas sociales que hay que arreglarlos desde la calle. La champeta solo trae alegría, diversión, esparcimiento, paz y educación. Nosotros somos un mecanismo de educación. Vean realmente, señores administradores, cuál es la verdadera problemática y traten de buscar la cura”.

Una de las causas de los enfrentamientos al interior de los bailes de picós es porque pandillas se encuentran en ese lugar, porque la champeta es un punto en común. “En los barrios periféricos de la otra Cartagena hay unas líneas que no se pueden cruzar. Si en la calle tenemos este problema porque vamos a pensar que si encerramos a 2 mil o 3 mil personas, encontrándose los enemigos del uno y del otro porque no va a pasar nada. ¿Quiénes están para evitar eso? para eso está la policía agregó Louis Towers.

Por su parte, el palenquero y cantante de champeta, Viviano Torres, agregó que la medida adoptada por la administración distrital es equivocada y generalizada, “a nosotros se nos ha querido tildar muchas cosas que nos han pasado negativamente en la ciudad y en nuestro departamento. La champeta ha salvado muchas vidas, ha hecho mucho por el tejido social y sacado jóvenes del camino equivocado”.

Para el artista, la champeta le ha dado mucho a la ciudad sin que el género musical reciba nada a cambio, y aunque reconoce que hay un reconocimiento, aseguró que Cartagena “se quiere seguir discriminando y segregando”.

Leonardo Iriarte, empresario de picós y miembro de la Organización Musical Rey de Rocha (OMR), solicitó a la Alcaldía de Cartagena reconsiderar su posición, y explicó que las alteraciones de orden público presentado tras finalizar el concierto no tiene “relación alguna con el evento” y que no puede generalizar y tomar decisiones que impactan negativamente en la expresión e identidad cultural del pueblo cartagenero.

El secretario del Interior, Fernando Niño, manifestó que si bien los organizadores del evento cumplieron con los requisitos que permitieron otorgarles el permiso respectivos, el reciente hecho dejó en evidencia falencias en la logística y seguridad, que no dan garantías para futuros espectáculos.