Palomas en la Plaza de Bolívar
Palomas en la Plaza de Bolívar
Wikkicommons
22 Sep 2018 06:02 PM

Ya no habrá vendedores de maíz en la Plaza de Bolívar (Bogotá)

El Distrito llegó a un acuerdo con los comerciantes para evitar la sobrepoblación de palomas.
Mateo Chacón
Mateo
Chacón
@DMateoChacon

El Instituto de Protección y Bienestar Animal y el Instituto para la Economía Social llegaron a un acuerdo con los vendedores de maíz de la Plaza de Bolívar, para que estos dejen este lugar y así combatir la sobrepoblación de palomas.

Con esta iniciativa se busca generar alternativas laborales para los comerciantes, con el fin de que dejen de promover la alimentación de estas aves que han sido identificadas como portadoras de enfermedades. 

De esta forma el Distrito procederá a vincular a los vendedores a los diferentes programas laborales, en los que contarán con mejores condiciones sociales y económicas.

Según Protección Animal, la Plaza de Bolívar es el lugar de la ciudad con mayor concentración de estas aves. Un estudio evidenció que los fines de semana, cuando hay más personas en el lugar, aumenta el número de palomas a 3.400, mientras que entre semana esta cifra es de 1.300. 

Las autoridades ambientales de la ciudad revelaron que esto representa una sobrepoblación de estos animales, ya que hay cerca de 33 animales por metro cuadrado, mientras que se estima que el número debería ser de cinco.

En repetidas oportunidades el Distrito adelantó jornadas para convencer a los vendedores de maíz a cesar sus actividades, ya que alimentar a las palomas favorece su rápida reproducción.

Sin embargo, los trabajadores hasta hace unos días se negaban a dejar la Plaza de Bolívar, argumentando que esta actividad representa el sustento para ellos y sus familias, y que las autoridades no habían ofrecido garantías para su vinculación laboral.

Mientras se reubican a los vendedores, el Distrito evalúa la estrategia que se empleará para iniciar con la reducción de la población de palomas. Entre las propuestas que se tienen están las estirilizaciones quirúrgicas, sustracción de huevos directamente de los nidos, así como el uso de anticonceptivos.

Además, también se adelantan labores de limpieza en los sitios identificados en los que viven y habitan las aves, ya que sus excrementos pueden generar graves enfermedades para el ser humano.

Fuente
Sistema Integrado Digital