Alimentos en la calle, los preferidos de los universitarios
Unihorizopnte
18 Jul 2018 04:14 PM

Un 79% de los universitarios prefiere la comida chatarra

Un estudio advierte que los estudiantes suelen comer en la calle sin conocer las condiciones de salubridad.
Mateo Chacón
Mateo
Chacón
@DMateoChacon

La calle es el lugar en el que los estudiantes universitarios deciden saciar su hambre en medio de una jornada de estudio, y la mayoría de las veces lo hacen sin conocer las condiciones de salubridad en que son preparados los alimentos. Así lo dio a conocer el más reciente estudio realizado por el observatorio periodístico de la Fundación Universitaria Unihorizonte.

Para ello se entrevistó a 226 estudiantes y funcionarios de 15 instituciones educativas diferentes, quienes revelaron sus hábitos alimenticios en su entorno universitario.

El 79% de los encuestados manifestó que a la hora de alimentarse prefiere comer en la calle o establecimientos comerciales que rodean la universidad, mientras que solo el 21% dijo que no.

Cuando de hambre se trata, la comida chatarra es la favorita de los estudiantes. Las empanadas son las favoritas del 37% de los encuestados. Tras ellas están las arepas (14%), sánduches (13%) y las hamburguesas (11%). Por su parte, el 22% aseguró que sale a consumir bebidas.

Según el estudio, el 73% de los jóvenes acuden a cafeterías y restaurantes, pero el 27% lo hacen en vendedores ambulantes o fijos que preparan los alimentos al aire libre en casetas o carros de comidas.

Pero a pesar de ser estas las opciones predilectas de los universitarios, llama la atención que el 80% de los encuestados no conoce las condiciones de higiene y salubridad con las que se preparan los alimentos.

Las malas condiciones en que se cocinan, empacan, refrigeran y almacenan los alimentos pueden provocar graves daños a la salud. De hecho, los estudiantes revelaron haber encontrado elementos extraños en la comida, tales como cabello, plástico, vidrio, papel, tornillos, hongos, metal, ladrillo e insectos como moscas. Adicional a esto, también se encontraron alimentos en mal estado.

De hecho, una de las personas entrevistadas aseguró haber adquirido una bacteria gastrointestinal tras haber ingerido un alimento en descomposición, por lo que se tuvo que someter a un extenso tratamiento médico.

“Las causas más frecuentes de las enfermedades trasmitidas por alimentos (ETA) son las contaminaciones por virus y bacterias, más frecuentemente, pero también por parásitos y algunos químicos dañinos como los pesticidas, que pueden causar intoxicación aguda o crónica a las personas. (Mercurio, Plomo y Cloro muy frecuentemente contaminan los alimentos)” , aseguró Andrés Leonardo Vidal, médico cirujano de la Universidad Nacional y máster en Nutrición.

La salmonella, campylobacter y escherichia coli enterohemorrágica  son las principales bacterías que se presentan en alimentos en mal estado, por lo general en huevos, la carnes crudas o mal cocinadas, leche cruda, agua potable contaminada, fruta y hortalizas frescas mal manipuladas.

Estas infecciones pueden generar síntomas como fiebre, dolores de cabeza, náuseas, vómitos, dolores abdominales y diarrea. 

Pero hay otras enfermedades más peligrosas como la Listeria, que puede provocar abortos espontáneos y muerte neonatal. Aunque no es muy común, se trata de una de las infecciones de transmisión alimentaria más graves. Se encuentra en los productos lácteos no pasteurizados y en diversos alimentos preparados, y puede crecer a temperaturas de refrigeración. 

También está la Vibrio cholerae, que  se transmite por la ingestión de agua o alimentos contaminados. Los síntomas son, entre otros, dolores abdominales, vómitos y diarrea acuosa que puede provocar la muerte por deshidratación. Se asocia a alimentos como el arroz, las hortalizas, las gachas de mijo y varios tipos de mariscos. 

Entre las principales recomendaciones de los expertos para evitar estas infecciones se encuentran evitar comer en la calle o en lugares de los que se desconozca las condiciones de higiene. Para ello, verifique el el personal del establecimiento cuente con la indumentaria adecuada y que las superficies en los que se colocan los alimentos estén aseadas.

Fuente
Sistema Integrado Digital