Claudia López y Angélica Lozano celebrando el triunfo de la primera de ellas como alcaldesa de Bogotá
Claudia López y Angélica Lozano celebrando el triunfo de la primera de ellas como alcaldesa de Bogotá
Foto tomada de un video en Youtube
27 Oct 2019 07:54 PM

Claudia López celebró con su pareja el triunfo como alcaldesa de Bogotá

La mandataria electa de los capitalinos y la congresista se dieron un beso tras los resultados de la contienda.

Claudia López, alcaldesa electa de Bogotá, celebró con su pareja, la congresista Angélica Lozano, el triunfo en los comicios de este 27 de octubre. Con un beso, la alcaldesa Claudia López manifestó su beneplácito por el triunfo en estas elecciones. 

Sin abolengo ni fortuna, abiertamente lesbiana y con fama de incorruptible, Claudia López rompió más de un esquema para convertirse este domingo en la primera alcaldesa electa de Bogotá. Esta mujer, de 49 años de edad, de cabello corto y estilo sencillo, se formó en ciencia política y tiene una marca personal: su carácter combativo. En una reñida lucha venció al liberal Carlos Fernando Galán por casi tres puntos porcentuales.

Lea también: El mensaje de Enrique Peñalosa a Claudia López 

Los bogotanos no solo se inclinaron por una política de "centroizquierda" que encarna promesas de ruptura y cambio, sino de una opositora vehemente de la derecha conservadora que gobierna Colombia desde hace poco más de un año. A partir del primero de enero, ocupará el que en teoría es el segundo cargo más importante de elección popular. "Es una noticia en Colombia, claramente no lo es en muchos otros países del mundo, que una mujer tenga chance de ganar la alcaldía de la ciudad capital", había dicho la semana pasada a la Agencia France Presse (AFP).

Elegida por una alianza entre el Partido Verde y un sector de la izquierda, López se comprometió a mejorar la inseguridad y a continuar el proyecto de metro en una ciudad de 7,2 millones de habitantes agobiada por los problemas de movilidad. 

Personalidad de hierro

A ojos de sus opositores, la futura alcaldesa tiene un carácter demasiado explosivo y en las redes sociales la acusan de "soberbia". Tildó de ignorante la pregunta de un periodista sobre su posible apoyo "al régimen de Maduro", le pidió a su principal rival no victimizarse ni convertirse en el "Neymar de la política" y, durante un debate sobre paramilitarismo, acusó al expresidente Álvaro Uribe de huir "como sanguijuela por alcantarilla". 

Lea también: Encuestas, derrotadas en Bogotá

"Yo no voy a enclosetar nada en mi vida. No lo he hecho en 49 años, no voy a empezar ahorita (...) Ser mujer no es un defecto; ser una mujer de carácter, firme, frentera, no es un defecto. Ser gay no es un defecto; ser hija de una familia humilde no es un defecto", aseguró. 

De camisa, pañoleta al cuello y zapato plano, López llena las plazas de jóvenes y mujeres entusiastas. Hija de una profesora y un campesino, fue escalando en la política a punta de "educación y disciplina". "Mi madre fue la primera mujer en su familia que accedió a la educación superior (...), eso le cambió la vida a ella y a mí", señaló.

Símbolo de avance

Ser homosexual "en muchos otros países sería irrelevante", sostiene López, pero en Colombia no le faltó - según ella - "sino ser afro para tener todas las condiciones de discriminación al tiempo". Su trayectoria incluye consultorías a Naciones Unidas, investigaciones en distintos medios de comunicación y el paso por el Senado. En 2018 fue fórmula vicepresidencial de Sergio Fajardo. 

Sin embargo, la primera vez que su nombre comenzó a sonar fue luego de una investigación sobre las elecciones al Congreso de 2002 que destapó un escándalo conocido como "parapolítica" y le costó el exilio. "Terminé descubriendo que había un patrón de votaciones atípicas a favor de ciertos políticos especialmente en el Congreso y (vinculado a) la trayectoria criminal de los paramilitares y la guerrilla en ciertos sitios", explicó.

La histórica victoria de Claudia López llega en medio de un país todavía fracturado por el acuerdo de paz de 2016, que desarmó a la guerrilla de las Farc. Aunque apoyó el pacto de paz, no aceptó en esta campaña ningún acercamiento con el partido homónimo que formaron los antiguos guerrilleros por su pasado violento.

También se declara lejana a la "agenda del pasado" del presidente Iván Duque, aunque asegura que trabajará con el gobierno nacional. "Si Bogotá se tranca, Colombia se tranca. Si Bogotá se desarrolla, crece (...), saca adelante a Colombia. Y en este momento Colombia es la que está teniendo un mal momento". Así, su paso por la Alcaldía de Bogotá podría darle la proyección para convertirse en la primera gobernante de un país dominado desde siempre por élites conservadoras y liberales.