Mansión Monterodro.
Cortesía: CAR Cundinamarca.
4 Feb 2020 03:04 PM

CAR ordena demoler mansión en los cerros orientales de Bogotá

Se trata de la construcción conocida como Monterodro, propiedad de Inversiones Team Sol S.A.S.
Carolay Morales
Carolay
Morales
@Carolaymorales

La Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) ordenó, mediante un decreto, la demolición de otra construcción ilegal en los Cerros Orientales de Bogotá. 

Se trata de la edificación conocida como Monterodro, propiedad de Inversiones Team Sol S.A.S., ubicada en el sector de Bagazal en la Reserva Forestal Protectora Bosque Oriental de Bogotá.

Cabe resaltar que, en noviembre de 2019, la CAR adelantó también el proceso para demoler una mansión llamada Bambú en el mismo sector de Monterodro. 

"Después de analizar los argumentos presentados en el recurso de reposición respectivo, la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca CAR ratificó mediante Resolución DRBC 043 del 23 de enero de 2020, la decisión de demolición del inmueble, ordenada en primera instancia, en diciembre de 2018", afirmó la entidad en un comunicado. 

Adicional, explicó que el propietario de dicha construcción ilegal "tendrá un plazo de un mes para presentar el cronograma de la demolición, cuya obra no podrá exceder de diez meses y posterior a esto deberá restaurar el área afectada".

"Inversiones Team Sol S.A.S., responsable de la construcción, afronta otros procesos administrativos ambientales de carácter sancionatorio en la Corporación por afectación a los recursos naturales, igualmente está inmerso en un proceso penal toda vez que las conductas tienen el carácter de delito y uno más, de carácter urbanístico por parte del Distrito", añade la CAR. 

Lea: ¿Quién habría recibido sobornos en Avianca para la compra de aviones Airbus?

La autoridad ambiental asegura que la empresa deberá pagar una multa cercana a los 477 millones de pesos, "así como implementar las medidas de compensación, dentro de las cuales se encuentran la estabilización, prevención y control del riesgo, encaminadas a la preservación del ecosistema en un tiempo de cuatro meses posteriores a la demolición, actividades de compensación forestal en el área total para la recuperación paisajística de los 2.462 metros cuadrados, con la plantación de 316 individuos en un término de cuatro meses y manejo silvicultural durante cinco años".

"Dentro del proceso penal adelantado en contra de la sociedad Inversiones Team Sol S.A.S. por el delito de construcción ilegal en área de especial importancia ecológica, puede ser acreedora de una pena de hasta de seis años de cárcel, proceso en el cual la CAR actúa como representante de las víctimas, y tasó el daño ambiental en 908 millones de pesos en virtud del principio de oportunidad que será presentado por parte de la fiscalía y ante el juez respectivo en marzo del presente año", dice la CAR.

“De no ser acatada la orden de demolición bajo los parámetros y plazos establecidos por la autoridad ambiental, la CAR tendrá que contratar el proceso de demolición y posteriormente trasladar la totalidad de los costos a los responsables del inmueble; de manera similar a lo ocurrido con la construcción 'Bambú' ubicada en el mismo sector y demolida por la CAR a finales del año pasado", aseguró Camilo Ferrer, director jurídico de la Corporación. 

Antecedentes

En noviembre de 2014, la Secretaría Distrital de Hábitat puso en conocimiento de la CAR las obras de construcción de la vivienda en el predio Monterodro, ubicada dentro de la Reserva Forestal Protectora Bosque Oriental de Bogotá.

En el 2015, tras evidenciar las labores de construcción y la tala de árboles en zona de conservación y rehabilitación ecológica, la CAR impuso medida preventiva en flagrancia, consistente en la suspensión inmediata de actividades de adecuación y nivelación de terreno y captación ilegal de aguas desarrolladas en el predio.

Pese a las medidas preventivas que ordenaban la suspensión de la construcción, en 2018 la CAR evidenció que estas no fueron acatadas por los propietarios en clara violación incluso de los puestos de control policivo instalados en la zona.

En diciembre de 2018, la CAR Cundinamarca ordenó la demolición de la estructura y restauración del área afectada, decisión que fue recurrida por los propietarios del inmueble.