Mansión en los cerros orientales
La construcción tiene 6.929.41 metros cuadrados, de los cuales un 62% está en franja de conservación y un 38% en franja de rehabilitación ecológica
CAR
6 Nov 2019 11:30 AM

Termina demolición de mansión en los cerros orientales de Bogotá

El costo deberá ser asumido por la constructora que adelantó la obra.
José David Rodríguez
José David
Rodríguez Gómez
@jocrogo

La Coorporación Autónoma Regional (CAR) anunció que luego tres meses del inicio del contrato con la empresa Abecol Demoliciones y Construcciones, para la demolición de la estructura ubicada en el predio Bambú en los cerros orientales, ya culminaron los trabajos.

La estructura abarcaba 3 mil 590 metros cuadrados y había sido construida ilegalmente en la reserva forestal Bosque Oriental de Bogotá. El contrato cuyo valor fue de $575.261.716, deberá ser asumido posteriormente por la constructora Kaisser CK SAS, responsable de adelantar dicha obra ilegal en suelo protegido.

Los residuos producto del proceso que alcanzan los mil 533 metros cúbicos, fueron transportados por cuatro volquetas en 219 viajes, hacia la escombrera San Antonio en Bogotá y que serán utilizados para rellenar la cantera que funcionó allí en años anteriores.

En contexto: Piden medidas cautelares para frenar demolición de mansión en cerros orientales

“Advertimos a las personas que insisten en construir en los cerros orientales que estas son las consecuencias. Vamos a seguir ejerciendo autoridad ambiental y se seguirán adelantando las actividades por parte de la CAR y demás instituciones para el control del crecimiento de construcciones en estas áreas”, afirmó Néstor Franco, director general de la CAR.

Cabe recordar que esta construcción fue sancionada con orden de demolición en el año 2016 por parte de esa entidad, pero no fue acatada por el propietario, por lo que la autoridad ambiental tuvo que apropiar recursos del presupuesto para asumir su desmonte.

La sentencia del Consejo de Estado y cuya segunda instancia fue del 5 de noviembre de 2013, ordena a los propietarios, poseedores y tenedores de predios ubicados en la reserva forestal “Bosque Oriental de Bogotá” y en la franja de adecuación, “abstenerse de realizar conductas que perjudiquen el área protegida, así como a los curadores urbanos de Bogotá, observar en forma estricta la normatividad ambiental; abstenerse de conceder nuevas licencias, autorizaciones o permisos, que faciliten el desarrollo urbanístico o de construcción en el área de la reserva forestal protectora”.