Invación-1.jpg
Sector de invasión en la ALO / LA FM
17 Jul 2017 05:18 AM

Bogotá invadida

LA FM hizo un recorrido en las invasiones que tienen paralizado el desarrollo de Bogotá en varios sectores.
La
Fm

Escuche la entrega especial de LA FM :

Audio

0:27 5:25

La ALO, las vías férreas y las inmediaciones del Río Bogotá no se escapan de las invasiones, que según la Secretaria de Hábitat están en 13 de las 20 localidades de la ciudad, lo que significa que aproximadamente hay 20.455 ocupaciones que estarían 4 mil metros cuadrados en 3.998 hectáreas.

Aproximadamente, el 21% del suelo urbano de la ciudad ha sido urbanizado de manera informal. Estos asentamientos se caracterizan por condiciones de pobreza y presentan problemas de accesibilidad y conexión con los circuitos urbanos, los cuales se agravan por la ubicación de algunos de estos barrios en zonas de alto riesgo. También registran déficit de hospitales, colegios, bibliotecas, parques y espacio público,

El primer punto de partida fue la Avenida Longitudinal de Oriente, una de las construcciones que aliviaría la movilidad de los capitalinos, sentido sur- norte. La ALO, como es más conocida por los habitantes, tiene sus 21 kilómetros invadidos por múltiples casas hechas en plástico, latas y madera.

Estas son las imágenes de la invasión:

Ese es el caso de Alberto Quintero, un hombre desplazado que ha vivido por más de ocho años en la invasión del barrio Las Acacias, terreno que funciona como un basurero o zona de reciclaje. “Aquí llegaron a decirme que me fuera, pero no dan garantías, entonces yo echo pa’ dentro con mi familia a ver si me van a sacar. No me he ido porque nada es seguro”. 

En esa zona vivían cerca de 259 familias, todas en “ranchos” donde había acometidas ilegales de los servicios públicos. “Todo es pirateado; el agua, la luz nos la robamos del cable de allá del poste”, aseguró Quintero.

Así mismo, LA FM encontró que varios vecinos de Alberto Quintero, que vivían en invasión, pagaban hasta 100 pesos por arriendo del lugar, donde ni siquiera había la seguridad para las personas y en donde pueden llegar a vivir más de ocho personas.

Sin embargo, luego de la presencia de la Administración Distrital, muchos decidieron irse y recibir 350.000 pesos para un arriendo.

Unos kilómetros más adelante se encontró el barrio Galán, en Tierra buena, en la localidad Kennedy, también de invasión pero con casa gigantes, hasta de cuatro pisos con todos los servicios.

“Le compramos a invasores el terreno y ahora la Administración nos está reclamando, hemos pagado impuestos, ya nos instalaron agua, y luz”, aseguró José Monroy dueño de una de los terrenos que, según él, le costó 5 millones de pesos y que ahora esta avaluado en 140 millones.

El recorrido terminó en el barrio Bilbao, en la localidad Suba, donde finalizará la ALO, allí en abril la Administración Distrital realizó un operativo, por lo que las invasiones desaparecieron de este punto final, que daría vía libre a mejorar la movilidad en la ciudad.