Vacunas Huila
Más de 3.000 vacunas diarias se deben aplicar en el Huila: Gobernador Luis Enrique Dussán López
Gobernación del Huila
7 Abr 2021 07:35 AM

Rezago en vacunación es porque el país compró tarde las vacunas: Jaime Ordóñez

El PhD en epidemiología indicó que para acelerar la vacunación es necesario contar con más dosis.
Cristian
Cristian
Serrano

La FM habló con el doctor Jaime Ordóñez, PhD en epidemiología y magister en economía de la salud, explicó los argumentos por los que considera que Colombia tiene un rezago en materia de aplicación de vacunas.

Ordóñez, quien también es profesor de evaluación de tecnologías en salud, epidemiología y evaluación del riesgo en salud, indicó que en este momento el país aplica cerca de 150 mil vacunas diarias y de seguir con este ritmo se lograría inmunizar a toda la población para el 25 de diciembre del 2022.

Mire acá: ¿Se están mezclando vacunas contra covid-19? Gobierno aclara lo que sucedió

El experto señaló que es necesario incrementar la cifra a unas 250 vacunas diarias e indicó que el rezago en el proceso de vacunación es porque el país compró tarde las vacunas y por ello hay escases de biológicos para poder incrementar la tasa de dosis administradas.

"La razón por la que están poniendo pocas vacunas, es porque hay pocas vacunas, por ello es necesario incrementar el numero de dosis disponibles y así poder corregir esta situación", precisó. 

El doctor Ordóñez subrayó que la logística para administrar las dosis en IPS y hospitales no es sencilla, pues estas entidades tienen una incertidumbre sobre el número de vacunas que les entregarán y esta situación incide en la contratación del personal destinado para esta tarea.

De interés: Colombia aplicará segunda dosis de AstraZeneca a los tres meses

"No es que los hospitales no quieran vacunar, es que no hay vacunas", agregó.

Colombia llegó tarde a la negociación

Jaime Ordóñez recalcó que el país se tardó en tomas las acciones necesarias para adquirir las vacunas con prontitud. El experto recordó que para el pasado 24 de diciembre el la noticia en el país era que Colombia ya tenía un borrador para que el Invima evaluara la aprobación del uso de las vacunas. 

Mientras tanto, para esa misma época el gobierno Chileno le anunciaba al mundo que en el país austral comenzaría el proceso de vacunación. "Colombia entró a la vacunación este año, cuando otros países lo hicieron el año pasado".

El especialista reiteró que en este momento Colombia está haciendo fila, ante otras naciones que hicieron las negociaciones primero.

Mire también: Se frena el ensayo de la vacuna de AstraZeneca en menores de edad

Privados en la vacunación 

El doctor Ordóñez manifestó que está totalmente de acuerdo con la posibilidad de que las entidades privadas contribuyan en el proceso de vacunación, no obstante, señaló que no está de acuerdo con el marco normativo que el Gobierno plantea para este escenario. 

De acuerdo con el experto en evaluación del riesgo en salud, la restricción a la venta de las vacunas que una entidad adquiera representa un grave riesgo de que miles de dosis terminen desperdiciándose

Según el especialista, los laboratorios no venden menos de un millón de dosis y por ello es difícil que una empresa pueda poder usar el total de las vacunas que podría adquirir. A pesar de que un conglomerado pueda vacunar a todos sus empleados junto a sus familiares, no se llegarían a administrar más de 100 mil dosis y por ello habría un excedente de vacunas que se quedarían quietas, pues no se pueden comercializar.

Puede interesarle: Vacunados anticovid también pueden infectarse: OMS sobre contagio de presidente argentino

"A nadie le venden más de un millón, una empresa podría usar cerca de 100 mil y tendría que regalar 900 mil. Los grandes fabricantes, están hablando con países que necesitan millones de vacunas y una venta de 80 mil vacunas es una venta pequeña", aclaró.

En este sentido, el experto propone considerar la posibilidad de que una EPS pueda comprar grandes lotes de dosis y que sea esta la que le venda vacunas a las empresas privadas. De este modo de lograría una distribución más ajustada al volumen de trabajadores de una entidad y se evitaría el desperdicio de dosis.