Llegada de Mariana Acosta a Bogotá
Juan Manuel Vargas Ovalle
22 Mayo 2019 05:23 AM

Mariana Acosta, la pequeña que carga su "corazón" en una maleta

Mariana sufría de cáncer hepático, que le afectó el desempeño del hígado y los tratamientos le generaron una insuficiencia cardíaca.
Juan Manuel Vargas
Juan Manuel
Vargas
@pilotoestereo

En horas de la noche arribaron a Bogotá la pequeña Karol Mariana Acosta, de 10 años, junto con su madre Liliana Castellanos y varios miembros de su familia.  Fue un vuelo de cerca de una hora desde la ciudad de Bucaramanga a donde habían viajado el pasado 15 de marzo.  

En el Aeropuerto Internacional El Dorado esperaban varios funcionarios de la EPS Capital Salud, algunos periodistas, familiares y uno que otro curioso. La historia de la niña ‘que carga el corazón en su maleta’ despertó la curiosidad de todo el país.  

Mariana sonríe, saluda a todos los presentes y a simple vista es una niña completamente saludable y activa, corre, ríe, juega y le consulta a su madre sobre las cotidianidades de la vida.  

“Está muy bien con su corazón, está más activa y despierta. Camina y come bien, esperamos seguir los controles rigurosos cada tres meses en Bucaramanga y retomar nuestra vida normal (…) Puede tener una vida totalmente normal y realizar las actividades de cualquier niña de su edad, menos nadar porque el dispositivo que carga en su maleta no se puede sumergir en el agua”, afirmó Liliana Castellanos madre de Mariana. 

Todo comenzó hace cuatro años cuando los médicos detectaron que Mariana sufría de cáncer hepático, lo cual afectaba el desempeño de su hígado. 

A sus seis años le extirparon una parte del hígado dónde se encontraba el tumor maligno, posteriormente la sometieron a varias sesiones de quimioterapia, pero tuvo una reacción adversa a dicho procedimiento la cual le generó una insuficiencia cardíaca. 

En contexto: Niña de 10 años recibió implante de corazón artificial en Bucaramanga

La familia de Mariana junto con la EPS, comenzaron a buscar los mejores especialistas en cardiología pediátrica y decidieron que debía ser remitida a la Fundación Cardiovascular de Floridablanca, Santander.  

A la niña se le realizó un implante de corazón artificial, aunque es un procedimiento que ya se había practicado en adultos, es la primera vez en Latinoamérica que se realiza en una persona de tan solo 10 años.  

“Gracias al equipo interdisciplinario se logró hacer el proceso de referencia y contrarreferencia con la Fundación Cardiovascular de Floridablanca y realizar la operación que hoy tiene con vida a Mariana. Ella tiene total esperanza de vida siempre y cuando siga los cuidados que le indicó el profesional médico”, manifestó, Sandra Milena Rozo, directora de atención al usuario de Capital Salud.  

 Aunque el dispositivo que hace latir el corazón de Mariana es artificial, no cabe duda que su vitalidad y su alegría es completamente natural. 

Fuente
Sistema Integrado de Información