maurourquijoinstagram.jpg
Mauro Urquijo, actor / Foto de @maurourquijoactor
9 Nov 2017 06:28 AM

El duro día a día del actor Mauro Urquijo, en relato de su esposa

El también presentador afronta complejos problemas de salud y Haychelt Benito Revollo es su esposa y ángel de la guarda.
La
Fm

El actor y presentador Mauro Urquijo sufre varios problemas de salud desde hace un año. Desde entonces, Haychelt Benito Revollo, su esposa, decidió publicar lo que viene sucediendo. Lo hace a través de las redes sociales.

"Hoy 7 noviembre hace un año que nuestra vida cambió, hace un año entramos a la Clínica Colombia sin saber que la válvula biológica que tenía mi esposo de su primera cirugía de corazón estaba partida, la válvula aórtica partida en pedacitos pegados al esternón", escribió la mujer a través de su cuenta en Instagram.

"Esto le generó una endocarditis durante esta operación. Su cerebro convulsiona y sufre infartos cerebrales (isquemias y embolias) que dejan a mi esposo sin movilidad de ninguna de sus estremedidades, con pérdida de memoria, con una edad mental que no correspondía a la de él y con procesos cognitivos deteriorados", agregó.

De acuerdo con Haychelt Benito Revollo, un año después de que ello sucediera, Mario Urquijo sigue con problemas de memoria y de movilidad. "Hoy, al año, hemos visto la mano De Dios sobre su vida en su evolución física, pero todavía nos falta. Hoy, a un año, sigo pidiéndole a Dios que termine la buena obra que inició en él, pues su cerebro convulsiona a diario. Tiene compromisos en la memoria episódica y en los procesos ejecutivos, esto a nivel cognitivo, no ha recuperado en su totalidad la movilidad de su mano derecha, tiene cambios abruptos en su estado de ánimo", agregó.

Un año después de empezar a vivir esas dificultades, Haychelt Benito Revollo dice que se aferra a la fe para que su esposo Mario Urquijo se recupere. "Hoy hace un año solo puedo dar gracias a Dios, a mi hijo por entender los duros cambios que ha tenido que vivir con este proceso, a mi familia que han sido nuestro soporte, a la familia de mi esposo que en la distancia nos han acompañado. Hoy a un año seguimos este proceso de vida, donde mis fuerzas solo me las ha dado mi buen Dios, todo cambió en mi hogar! Hay días en que siento que no puedo más que quiero renunciar pero Dios me habla por medio de su palabra y renueva mis fuerzas luego miro los ojos de mi esposo y recuerdo todo ese amor honesto que me ha dado y retomo!".