Roy Barreras
Colprensa
23 Nov 2018 08:39 PM

Roy Barreras tuvo que esperar 25 años para reencontrarse con el amor de su vida

El senador Roy Barreras pasó por dos divorcios antes de casarse con la mujer que lo enamoró cuando tenía 21 años.
Gustavo Gómez Martínez
Gustavo
Gómez Martínez

Roy Barreras es uno de los senadores más conocidos del país. También ha publicado libros. Hace unos días, por ejemplo, lanzó 'El culo de Antanas', con el que intenta, según él, hacer una diatriba contra la política colombiana.

"Lo único limpio en la política colombiana ha sido el culo de Antanas", dice Barreras, a propósito del texto. El congresista, en 'Voces RCN', se alejó un poco de ese tipo de historias para hablar más de su vida. 

Lea también: Roy Barreras, de la poesía a la diatriba con el 'desnudo' de Antanas Mockus

Habló, por ejemplo, de su madre, de su padre, de su actual esposa y de los dos años que ejerció como taxista para pagar los gastos de su universidad.

“Yo soy orgullosamente hijo de una madre soltera. Me formé aquí en Bogotá y aquí fui panadero, fui taxista y me hice médico en la Universidad Nacional, y después conocí a mi padre y trabajé con él muchos años", relató Barreras.

La historia de su madre

Tito Montealegre, su abuelo materno, fue asesinado en la época de la Violencia, en la vereda El Palo, municipio de Toribío (Cauca), un año después de la muerte de Jorge Eliécer Gaitán

Nelly Montealegre, su madre, quedó huérfana. Tenía nueve o diez años, y se fue a Bogotá a buscar un pariente. Se radicó en la capital del país, y cuando ya estaba un poco más grande empezó a trabajar en una tienda de botones. Allí conoció al padre de Roy, un joven estudiante de medicina nacido en Estados Unidos, de padres españoles.

Empezaron a salir, pero cuando ella le contó que estaba embarazada, el papá del senador, que estaba a punto de terminar la carrera, se fue a vivir a Cali. A pesar de esto, Nelly nunca le habló mal a Roy de su padre.

"Me hizo el bien de hablarme siempre bien de mi padre. Mi padre era una especie de ídolo para ella, un fantasma, y ella nunca me explicó nada, sino que era un médico tan bueno que estaba dedicado a sus pacientes y trabajaba muchísimo, y por eso nunca estaba", relató el senador a 'Voces RCN'.

Cuando cumplió seis años, su madre lo llevó a Cali para que conociera a su padre: "Desde entonces fui a visitarlo una vez al año".

La madre del senador murió el pasado 19 de julio. Tenía 88 años.

Entrevista con Roy Barreras, primera parte

0:27 5:25

Su trabajo como taxista

Su madre decidió criarlo sola en Bogotá: "Me enseñó a trabajar muy temprano. Por eso aprendí muchos oficios y fui panadero y taxista, el oficio más delicioso del mundo".

"Desayunábamos en Matatigres y en Usaquén, que era donde estaban los desayunaderos de los taxistas", recuerda.

Según Barreras, trabajó dos años como taxista para costearse gastos universitarios. "Yo salía de turno del hospital San Juan de Dios, de la Hortúa (…), y salía a las 12, dormía un rato y a las cuatro de la mañana me levantaba a recoger las carreras al aeropuerto, que eran las mejores, y creo que siguen siendo". 

Así que mientras hacía sus prácticas universitarias también recorría la ciudad en taxi. Para el ahora senador, ese trabajo le sirvió para conocer mucho de la personalidad de las personas. 

Cuando terminó sus estudios y tenía unos 22 años de edad, su padre le ofreció trabajo. Juntos trabajaron 20 años: "Tuvimos una excelente relación".

La historia de amor con su actual esposa

Según Barreras, la canción de Marc Anthony 'Valió la pena' representa la historia con su esposa actual, pues tuvieron que esperar 25 años para reencontrarse.

Todo empezó en uno de los viajes que hacía cada año a Cali para visitar a su padre. Él tenía 21 años y ya estaba casado. Sin embargo, en la capital del Valle conoció a una joven de unos 17 años que lo dejó impactado.

"Me dejó asombrado esa caleña, con esos crespos, bailadora de salsa, pero ya tenía 21 años y estaba casado, un pequeño inconveniente, y entonces no la volví a ver", relató Barreras.

Diez años después se divorció de su primera esposa, con quien tuvo tres hijos. Entonces, decidió ir a buscar a esa caleña que lo había dejado impactado: "Y estaba casada. Ni modo".

Pasaron cerca de cinco años y Barreras volvió a casarse, pero, de nuevo, una década después volvió a separarse: "Me había casado con una artista que odiaba la política. Entonces eso no funcionó".

Así que volvió a encontrarse con la caleña de los crespos: "La espera de 25 años valió la pena. Por eso la canción de Marc Anthony, que además es nuestro cantante favorito".

Entrevista con Roy Barreras, segunda parte

0:27 5:25
Fuente
Sistema Integrado Digital