26 Mayo 2016 09:35 AM

Plebiscito debe ser punto de encuentro de la nación colombiana: De La Calle

El jefe negociador del gobierno defendió en la Corte Constitucional el mecanismo de refrendación para los Acuerdos de Paz. También el blindaje jurídico acordado en Cuba
La última intervención del lado del Gobierno nacional en la Corte Constitucional para defender el plebiscito como mecanismo de refrendación para darle el sí o el no a los acuerdos de paz con las Farc, estuvo a cargo del jefe su equipo negociador en Cuba, Humberto de la Calle.
 
Luego de más de tres años de iniciados los diálogos, el equipo conformado por el presidente Juan Manuel Santos mantiene la promesa que se hizo desde el 2012 al país: someter al pueblo lo que se pacte en Cuba.
 
Según De la Calle, el plebiscito, que fue reformado en el Congreso y cuya legitimidad, precisamente, está en manos de la Corte Constitucional, ese es el mejor mecanismo y el más garantista para lograr una paz estable y duradera.
 
“El plebiscito deberá ser el punto de encuentro de la nación colombiana. ¿Cómo podría ser inconstitucional preguntar al pueblo ciudadano por su aceptación o rechazo de un Acuerdo Final con la guerrilla en armas? De la divergencia a la unidad. No tenemos otro camino”, señaló De la Calle ante los magistrados del alto tribunal.
 
Según el jefe negociador, lo que busca con el plebiscito es lograr la mayor legitimidad política y, sobre el proceso en general para darle seguridad jurídica al acuerdo político que aún se discute en Cuba, dijo que tiene una arquitectura armónica, garantista y democrática.
 
“No es una concesión a las Farc sino el cumplimiento de la palabra empeñada y la necesidad de satisfacer la seguridad jurídica. Vale tanto la seguridad jurídica del guerrillero como la del agente del Estado descarriado en las vicisitudes del conflicto  y la del tercero financiador de graves crímenes”, añadió.
 
Dijo, además, que del blindaje jurídico pactado no se deduce una actitud del Gobierno para debilitar el compromiso de permitir que los ciudadanos tengan la última palabra
 
Respuesta a la oposición
 
A propósito de las críticas que surgieron tan pronto se logró el acuerdo entre las delegaciones de paz en Cuba relacionadas con el blindaje jurídico para el Acuerdo Final, De la Calle dejó entrever su postura frente a la incoherencia de esos sectores que pedían mayor legitimidad de la comunidad internacional.
 
“Quienes reclamaban la aplicación del Estatuto de Roma a la guerrilla, ahora se duelen de los elementos de carácter internacional que se han introducido en los acuerdos”, reiteró el jefe negociador.
 
Dijo, sobre este punto, que lo que busca el Gobierno es poner en marcha los acuerdos de paz a través de garantías de cumplimiento, con elementos internacionales, aclarando que esa vía internacional no es ni autónoma ni automática.
 
“El esquema ha sido el de lograr un acuerdo político y luego incorporarlo de forma jurídica  en el esquema normativo del país”, agregó, al tiempo que dijo que si bien en Cuba se está logrando una firma para acabar con el conflicto armado, “no se trata de que la guerrilla tenga que dejar de lado sus ideas sino sus métodos”.