19 Oct 2016 07:18 AM

Jaime Castro: discurso de Santos es ultimátum que se sale de parámetros de renegociación

El exalcalde de Bogotá dijo en LA F.m. que si se está renegociando, el presidente está obligado, políticamente, a negociar los tiempos. 

Este fue el análisis hecho por Jaime Castro, exalcalde de Bogotá

 

El contexto

 

El presidente, Juan Manuel Santos, aseguró que el Gobierno sigue recibiendo observaciones antes de trasladarlas a la mesa de conversaciones con las Farc en La Habana, Cuba, el próximo jueves. 
 
El mandatario también desmintió, a partir del relato de varias personas que presentó en su discurso, versiones que surgieron alrededor del no en el plebiscito"Le expliqué a Ángela, que precisamente lo que logra el acuerdo es que las Farc desaparezcan como grupo armado y no vuelvan nunca más a aterrorizar  a ninguna población, como lo hizo Karina en esa región. ¡Es la garantía de que eso no vuelva a suceder! En Nariño también escuchamos a Horacio Arcila, comerciante de Nariño, quien votó No".
 
Y enfatizó: "Eso mismo me han dicho muchas personas y eso es falso. Tambien algunos pensionados me dicen que votaron no, que porque les dijeron que les iban a quitar una parte de sus pensiones para pagarle a los guerrilleros. Eso es totalmente falso. Nada en el acuerdo, ni en el plan que tenemos para su implementación, incluye tal cosa. Sería absurdo".
 
 
Este es su discurso completo 
 
Nuevo avance del diálogo por la unión y la reconciliación
 
Octubre 18 2016
 
Buenas noches, 
 
Hemos seguido escuchando a las diferentes expresiones del No y del Sí con el fin de tener todos los elementos de juicio para lograr un nuevo acuerdo de paz lo más pronto posible. Además de las organizaciones civiles, las iglesias, los partidos, he querido oír a muchos ciudadanos de todo el país. 
 
El sábado fui al municipio de Nariño en Antioquia a declararlo libre de minas anti persona. Quería también conocer, personalmente, por qué en una zona que sufrió mucho el conflicto armado, el 67% votó por el No. Ángela Montoya, una víctima que quedó con los brazos paralizados por una bala perdida durante una toma guerrillera, y quien en un ejemplo inspirador de superación se ha dedicado a ayudar a otras víctimas, me contó la razón por la que la mayoría votó No. 
 
Le expliqué a Ángela, que precisamente lo que logra el acuerdo es que las FARC desaparezcan como grupo armado y no vuelvan nunca más a aterrorizar  a ninguna población, como lo hizo Karina en esa región. ¡Es la garantía de que eso no vuelva a suceder! En Nariño también escuchamos a Horacio Arcila, comerciante de Nariño, quien votó No. Eso mismo me han dicho muchas personas y eso es falso. Tambien algunos pensionados me dicen que votaron no, que porque les dijeron que les iban a quitar una parte de sus pensiones para pagarle a los guerrilleros. Eso es totalmente falso. Nada en el acuerdo, ni en el plan que tenemos para su implementación, incluye tal cosa. Sería absurdo. 
 
Los recursos, necesarios para que los ex guerrilleros se reincorporen a la vida civil, existen ya. Ya hemos logrado con éxito la reintegración de más de 50 mil ex combatientes, de los paras y de la guerrilla. Me alegra que este espacio de diálogo haya servido también para aclarar muchos de esos temas y dar tranquilidad a los colombianos sobre el Acuerdo. En estos días también hemos avanzado en el estudio y análisis de las observaciones y propuestas de ajuste que hemos recibido de múltiples sectores. 
 
Seguiremos escuchando y recibiendo propuestas hasta el próximo jueves para luego llevarlas a la mesa de negociaciones con las Farc. Un nuevo acuerdo YA es el clamor ciudadano, es la voluntad del Gobierno y debe ser también la de las Farc. Es un imperativo para que no se vaya al traste el enorme esfuerzo de estos últimos seis años. 
 
Cada día que pasa juega en contra de la esperanza nacional por alcanzar la paz. Una paz que nos permita devolverle la seguridad y la tranquilidad al campo, que garantice que no haya más víctimas y que nos abra la puerta a nuevas oportunidades de crecimiento, inversión y empleo en todo el país.