Carlos Romero, esposo de Clara López
Carlos Romero, esposo de Clara López.
Foto: Colprensa
4 Jul 2019 12:05 PM

Falleció Carlos Romero, esposo de Clara López

El dirigente se caracterizó por hacer política desde el Concejo y el partido Polo Democrático.
Ángel Ocampo Rodríguez
Ángel
Ocampo Rodríguez
@Angelgocampo

El exconcejal de Bogotá y dirigente político de sectores de izquierda Carlos Romero, esposo de la excandidata presidencial Clara López, murió a sus 86 años por una afección cardiorrespiratoria.

Romero se caracterizó por hacer política desde el Concejo y el partido Polo Democrático.

Le puede interesar: El monto que recibió Jesús Santrich por sus primeros días como congresista

Además, asesoró a su esposa Clara López en las  decisiones políticas cuando ella estuvo de alcaldesa encargada de Bogotá.

"Lamento darles la triste noticia del fallecimiento de Carlos Romero hoy a las 10.30 a.m. en Bogota. Su vida de entrega y lucha por los ideales de la paz y de una vida digna para todos siempre será nuestro ejemplo", manifestó Clara López en un breve mensaje hecho público.

Agregó que "compartimos pésame por el fallecimiento del amigo, del líder, del esposo ejemplar".

Amigos y políticos de diferentes partidos empezaron a enviar mensajes de condolencias a la exalcadesa de Bogotá a través de las redes sociales. El senador Roy Barreras resaltó el "compromiso por la lucha popular democrática" que tuvo Carlos Romero junto a Clara López.

Vea también: Margarita Ortega se va recuperando de su enfermedad poco a poco

Entretanto, el exministro de Hacienda Mauricio Cárdenas expresó su "solidaridad y afecto con excolega de gabinete y amiga Clara López por el fallecimiento de su esposo, el exconcejal Carlos Romero".

El también exministo Juan Fernando Cristo le envió "un fuerte abrazo de solidaridad" a López, de quien dijo está viviendo un "duro momento con la desaparición de su esposo y compañero de mil batallas".

"Toda mi solidaridad con Clara López por el fallecimiento de su esposo Carlos Romero. Que en paz descanse", escribió a su turno Carlos Fernando Galán.