Juan Manuel Santos con Íngrid Betancourt en la Operación Jaque
Juan Manuel Santos con Íngrid Betancourt en la Operación Jaque
Colprensa
3 Jul 2018 09:45 AM

Autoría de Operación Jaque desató pelea entre santistas y duquistas uribistas 

Rafael Guarín la emprendió contra el presidente Santos y el ministro Guillermo Rivera ripostó.
Germán
Germán
Espejo
@gerespejo

Desde el pasado 18 de julio, un día después de la victoria de Iván Duque Márquez en las elecciones presidenciales, se inició el empalme entre el gobierno entrante y el gobierno saliente.

El presidente Juan Manuel Santos nombró a sus delegados para esta tarea. Lo propio hizo el presidente electo Iván Duque. Son varios los encuentros y reuniones que se han hecho para avanzar en la articulación para que no haya contratiempos en esa transición.

Uno de los delegados de Duque en el empalme fue el exviceministro Rafael Guarín, quien está en los equipos de Defensa y Acuerdo de Paz.

Por eso a muchos sorprendió el mensaje que envió en las últimas horas en sus redes sociales el exviceministro sobre la histórica Operación Jaque que hace diez años permitió que retornaran a la libertad Íngrid Betancourt, los tres estadounidenses secuestrados y un gran número de uniformados plagiados por las Farc.

“La Operación Jaque la lideró, la asumió, la ordenó y corrió el riesgo el expresidente Álvaro Uribe Vélez. La pelecha con la habilidad del timador Juan Manuel Santos”, escribió en su Twitter.

Desde el Gobierno no se quedaron quietos para responder al mordaz mensaje de Guarín. El ministro del Interior, Guillermo Rivera, respondió para recordarle al exviceministro que el propio presidente Iván Duque dijo tras su victoria que no gobernaría con “espejo retrovisor”.

“Respetado  Rafa Guarín. La noche del 17 de junio, el presidente electo expresó un discurso en el que, entre otras cosas, aseguró que no acudiría al espejo retrovisor y llamó a la unidad. Me parece que, al menos, usted que conforma su equipo de empalme debería dar muestras de esa intención”, señaló Rivera.

Esta sin duda es la primera pelea pública entre el santismo y el duquismo uribismo que se empezó a gestar desde que Iván Duque lideró la campaña presidencial del Centro Democrático y un amplio sector de la derecha.