Concentración en la Universidad Distrital de Bogotá.
Concentración en la Universidad Distrital de Bogotá.
RCN Radio
7 Jul 2022 09:40 AM

Profesor de U. Distrital a juicio disciplinario por presunto acoso sexual a estudiantes

La Universidad Distrital ha señalado que las denuncias no han sido ignoradas y que se ha brindado apoyo.
Johana Rodríguez
Johana
Rodríguez
@joharodri4

La Procuraduría emitió pliego de cargos y llamó a juicio disciplinario a Carlos Julio Arrieta, en su calidad de profesor de matemáticas de la facultad de Ciencias y Educación de la Universidad Distrital, por presuntos hechos de acoso sexual a por lo menos diez estudiantes.

Las investigaciones iniciaron tras la queja que presentaron 131 estudiantes de la Universidad, quienes aseguraron que los hechos se venían presentando desde el 2010.

Por esa razón, la Procuraduría también compulsó copias para investigar a funcionarios de la Universidad por presuntamente ignorar las denuncias de los estudiantes. “Al parecer omitieron las denuncias hechas sobre el comportamiento del investigado, a pesar de tener conocimiento de las mismas desde 2010”, se indicó.

Lea además: Cárcel a hombre señalado de abusar sexualmente de sus tres hijastras

La Universidad Distrital ha señalado que las denuncias no han sido ignoradas y que si se ha brindado apoyo sobre ese tipo de hechos.

También han dicho que la Decanatura ya adelanta los procesos para activar protocolos de atención y prevención sobre violencia basada en género y violencia sexual.

Según el pliego de cargos contra el profesor, “se le imputan cargos por incurrir en prácticas en las que al parecer se presentaron contactos físicos no deseados, expresiones o manifestaciones verbales inadecuadas e invitaciones inapropiadas hacia estudiantes y aunque no hubo contacto sexual se infiere que su intención con ellas era conseguirlo”.

Lea también: Envían a la cárcel a Mauricio Zambrano por caso de abuso sexual en el colegio Marymount

Las investigaciones disciplinarias se encuentran en la Delegada Disciplinaria de Instrucción Primera Administrativa, cuya conclusión fue que “el comportamiento del docente posiblemente causó un daño efectivo a quienes se reconocieron como víctimas, denigrando y cosificándolas con sus actos de acoso y asedio desplegados”.

Para la Procuraduría, “el aparente comportamiento del profesor podría constituir una falta flagrante a sus deberes como servidor público y frente a lo que la sociedad espera de quienes ejercen esta labor, por lo que señaló que “los hechos son un ejemplo de violencia de género materializada en perjuicio de sus estudiantes”.