Marco Antonio Rueda Magistrado
Cortesía Corte Suprema de Justicia
15 Jul 2020 09:56 PM

Magistrado Rueda llegó a Barranquilla por caso de senador Eduardo Pulgar

Representante de la fundación Acosta Bendeck asegura que las autoridades deben descubrir la verdad que hay detrás de este presunto soborno.
Iván Darío Duva Ruiz
Iván Darío
Duva Ruiz
@ivanduva

El magistrado de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Marco Antonio Rueda Soto, arribó este miércoles a la ciudad de Barranquilla, en un avión militar, con el fin de comenzar las indagaciones preliminares de los implicados en el escándalo de presunto soborno del congresista Eduardo Enrique Pulgar Daza al juez Andrés Rodríguez del municipio de Usiacurí, en el departamento del Atlántico. 

En denuncia revelada por el periodista Daniel Coronel, el senador Eduardo Pulgar hizo presuntamente el ofrecimiento de '200 millones' de pesos al juez Andrés Rodríguez Cáez , quien en su momento fue nombrado provisionalmente como Juez primero promiscuo, con el fin de realizar unas acciones para el control de la Fundación Acosta Bendeck, El Hospital Universitario Metropolitano y la Universidad Metropolitana de Barranquilla.

Le puede interesar: Aníbal Gaviria: Corte Suprema mantiene la medida de aseguramiento

El pasado 13 de julio de 2020, la Corte Suprema de Justicia a través de su cuenta oficial de twitter había señalado que la sala especial de instrucción asumiría 'el estudio y la evaluación de la denuncias'

Se conoció que un fiscal delegado ante la Corte Suprema de Justicia y un miembro del Ministerio Público iban a realizar varias entrevista entre ellas al exalcalde de Usiacurí, Rónald Padilla, en el caso que se sigue contra el senador Eduardo Pulgar, Luis Fernando Acosta Osío y el juez Andrés Rodríguez.

Lea también: Fiscalía archiva denuncia por pérdida de cadáveres en Barranquilla

El Abogado y representante de la fundación Acosta Bendeck, Jhonatan Pelaez aseguró que estas revelaciones tiene todo el sentido sobre todo por las sospechas que han existido que terceras personas estarían involucradas en torpedear los decisiones que en este momento tienen en jaque a la Universidad Metropolitana de Barranquilla  y el Hospital Universitario Metropolitano.