11 Jun 2016 07:03 PM

Estado reconoció responsabilidad y pidió perdón por muerte de campesino

Así lo hizo el ministro de Justicia Jorge Londoño en Barranquilla, tras el hecho ocurrido en 1992 en San Jacinto (Bolívar).
En un acto de reparación y de perdón público, el ministro de Justicia reconoció la responsabilidad del Estado en la muerte del ciudadano Omar Zuñiga y la tortura de su madre Amira Vasquez de Zuñiga. Hechos que fueron perpetrados por las Fuerzas Militares.
 
Al evento público asistieron los familiares de las víctimas luego de la medida que se cumplió en el marco de las medidas pactadas en el acuerdo de solución amistosa ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos.
 
El ministro dio lectura a un documento, en el que entre otras manifestó sus condolencias a la familia, quien por más de 20 años  investigó la muerte de Omar Zuñiga.
 
“Me permito reconocer la responsabilidad internacional del estado colombiano, por la vulneración por los derechos a la vida del señor Omar Zuñiga Vasquez, a la integridad personal por el perjuicio del señor y la señora Amira Vasquez de Zuñiga; el derecho a las garantías judiciales en perjuicio de los familiares de Omar Zuñiga Vasquez”.
 
Y agregó Londoño: “es especialmente reconociendo el daño que se causó a sus familias, y hoy el Estado les pide perdón; estas disculpas públicas como parte de la reparación integral, asumimos también la obligación de continuar trabajando en la reparación integral de su familia”.
 
Los hechos ocurrieron el 1 de Junio de 1992 cuando hombres del batallón de Fusileros de la Infantería de Marina No. 3, 14 y 15 de la I Brigada, se llevaron a Omar Zúñiga y su madre Amira Vásquez, con el objetivo de obtener información sobre el paradero de guerrilleros.