COLP_021168-e1511397850367.jpg
Gustavo Malo / Colprensa
18 Dic 2017 04:11 PM

Documento de defensa de Gustavo Malo revela testimonios contra Luis Gustavo Moreno

En dicho documento, el abogado y principal testigo del ‘cartel de la toga’, Luis Gustavo Moreno, revela una supuesta conspiración que se dio en la casa del exmagistrado Francisco Ricaurte.
La
Fm

LA FM conoció el documento de los alegatos de conclusión de 76 páginas que radicó la defensa del magistrado de la Corte Suprema de Justicia Gustavo Malo ante la Comisión de Acusación en la que explica posibles inconsistencias entre los testimonios de los testigos que declararon en su contra.

Tal “conspiración” se habría dado entre Leonidas Bustos y él mismo para sacar a José Reyes, exmagistrado auxiliar del togado de la Corte Suprema, Gustavo Malo.

“Me consta en el sentido en que comparecíamos a las reuniones, tenía yo los poderes, yo era abogado litigante en el despacho de él. Aún así, nos reuníamos, yo le entregaba el dinero al doctor Ricaurte, el doctor Ricaurte me refería los clientes, las actuaciones y la información”, señaló Moreno.

Es decir, yo nunca le entregué dinero al doctor Malo, además porque evitábamos tanto por el doctor Leonidas como por el doctor Malo que los esquemas de seguridad me detectaran cuando yo me veía con el doctor Bustos en el apartamento del doctor Ricaurte. Tenía que llegar tres o cuatro horas antes leyendo un libro mientras llegaba el doctor Bustos y después dejar que él se retirara”, dice Gustavo Moreno en su testimonio.

Así mismo en los alegatos de conclusión el propio exmagistrado auxiliar, José Reyes, revela las razones por la que fue retirado del despacho del magistrado Gustavo Malo.

En reciente testimonio solicitado por la Comisión de Acusación al exmagistrado auxiliar Jorge Reyes, quien desde Guatemala declaró vía Skype, explica por qué fue declarado insubsistente cuando fungía como auxiliar del magistrado Gustavo Malo.

Jorge Reyes afirmó que al conocer por los medios de comunicación que el exsenador Musa Besaile había pagado 2000 millones de pesos para que archive su proceso en la Corte Suprema de Justicia, entendió que había sido declarado insubsistente porque se había convertido en una “piedra en el zapato” para el magistrado Malo.

“Yo lo digo con todo respeto, pero con toda vehemencia, que a mí se me vendió por dos mil millones de pesos”, dice en su testimonio José Reyes, exmagistrado auxiliar de Gustavo Malo.