Quienes duermen mucho tienen más riesgo de un derrame cerebral.
Quienes duermen mucho tienen más riesgo de un derrame cerebral.
Ingimage (Referencia)
16 Jun 2020 10:35 AM

Universitaria estudia desde su celular mientras vende ropa en la calle

Muchos alumnos en la actualidad se quejan del telestudio.
Miguel Valencia
Miguel Ángel
Valencia González
@MiguelValenciaf

La sociedad evoluciona de manera vertiginosa mientras el mundo aún busca la vacuna de la Covid-19. En este contexto, la educación también ha tenido cambios significativos, donde muchos alumnos arremeten contra la educación virtual y los métodos de sus maestros, pues consideran que no aprenden nada.

Lea también: Aumentan contagios en China y América Latina supera los 80.000 muertos por coronavirus

Sin embargo, una joven universitaria da cátedra de humildad con su ejemplo de vida. Mientras toma sus clase virtuales, vende prendas de vestir en el parque zonal Huayna Cápac (Perú) pues que no cuenta con sustento para llevar alimento a su mesa.

Esta joven estudiante, llamada Gabriela Ayala o Gaby -como le dicen sus amigos- es una estudiante de quinto semestre de Ingeniería Eléctrica en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM), según confirmó el diario El Comercio.

Al contrario de muchos jóvenes latinoamericanos, Ayala tiene una idea de la educación virtual muy alejada de la mayoría, pues ve en su estudio justamente una oportunidad para cambiar el rumbo de su vida. 

Por esa razón, mientras regatea con sus productos, grita a viva voz sus promociones y le muestra sus prendas a los clientes, por uno de sus audífonos escucha a sus profesores dando sus lecciones.

En otros espacios, cuando la concurrencia de gente disminuye, saca sus cuadernos y repasa sus apuntes.

Lea también: ONU advierte que 51.000 niños corren peligro de muerte por presión en servicios de salud

En efecto, aseguró que para ella vender ropa es un proceso que ya considera natural, justamente porque lo hace con sus padres desde hace años, para darle sustento a sus tres hermanas, según confirmó el mismo diario.

Finalmente, aunque admitió que es difícil estudiar y vender ropa porque a veces se le acaba la batería, dice que  su sueño es retribuir a sus padres el esfuerzo que han hecho por ella.