Brexit, aún motivo de choque en Reino Unido
Brexit, aún motivo de choque en Reino Unido
AFP
16 Nov 2018 03:17 PM

Theresa May nombra a Stephen Barclay como ministro británico para el brexit

El nuevo ministro es un euroescéptico experto en servicios financieros.
Germán
Germán
Espejo
@gerespejo

El nuevo ministro británico para el "brexit", Stephen Barclay, es un abogado experto en servicios financieros que trabajó en la City de Londres antes de ser elegido en 2010 como diputado conservador.

La primera ministra, Theresa May, ha designado para una de las carteras con mayor visibilidad de su gabinete a un político desconocido para la mayoría de los ciudadanos, que hasta ahora ejercía de secretario de Estado en el Ministerio de Sanidad.

Como los dos anteriores responsables del departamento del "brexit", Dominic Raab y David Davis, Barclay defendió la salida del Reino Unido de la Unión Europea antes del referéndum de 2016.

Lea también: CNN ganó batalla a Trump: Casa Blanca regresa credencial a periodista

En comparación con Raab y Davis, el nuevo ministro del "brexit" podría perder peso en los contactos con Bruselas y centrarse en cambio en las preparaciones nacionales para la ruptura, mientras que aliados cercanos de May, como su asesor Olly Robbins, pueden cobrar mayor protagonismo en la última fase del diálogo con la UE.

La carrera política de Barclay despegó gracias al apoyo del anterior jefe de Gobierno, David Cameron, que le respaldó para asegurarse un asiento en el Parlamento como candidato para la circunscripción inglesa de North East Cambridgeshire.

En política: Duque abrió la puerta para un encuentro con líderes estudiantiles

El nuevo ministro, de 46 años, había intentado sin éxito hacerse con un escaño en dos ocasiones al inicio de su carrera, en 1997 y 2001.

Hijo de una madre funcionaria y un padre dirigente sindical, Barclay, el menor de tres hermanos, estudió historia en la Universidad de Cambridge y pasó un año en el Regimiento de Fusileros de la Armada Británica.

Se licenció como abogado en 1998 en el centro privado Collegue of Law y trabajó para la aseguradora Axa Insurance, antes de incorporarse a la plantilla de la Autoridad de Servicios Financieros británica (FSA).

Tras ese paso por el sector público, fichó por el banco Barclays, donde ejerció primero de director de Asuntos Regulatorios y después como jefe del departamento de antiblanqueo y sanciones.

Tras ser elegido como diputado, tuvo que esperar una legislatura, hasta 2015, hasta que recibió su primer cargo político, como responsable júnior de la disciplina de partido.

En deportes: Nairo Quintana y su próximo reto en Colombia

Los años en los que Cameron gobernó en coalición con el Partido Liberal Demócrata, Barclay los pasó labrando su reputación como interrogador duro y efectivo en el comité de Cuentas Públicas de la Cámara de los Comunes.

Cuando se convocó la campaña para el referéndum sobre el "brexit" de 2016, el Partido Conservador dio libertad a sus diputados para elegir el bando al que adherirse, a pesar de que Cameron y la que sería su sucesora, May, respaldaron la permanencia en la UE.

Barclay, en cambio, se adhirió a la campaña oficial por la ruptura, Vote Leave, liderada por el entonces ministro de Exteriores, Boris Johnson, y el actual titular de Medio Ambiente, Michael Gove.

Tras las elecciones generales de 2017, la primera ministra le promocionó hasta el puesto de secretario Económico el Tesoro, cargo conocido oficiosamente como secretario de Estado para la City de Londres.

Desde ese despacho, Barclay manejó los asuntos referentes a la banca y los servicios financieros, entre ellos las relaciones del Gobierno con los reguladores de conducta y estabilidad financieras.

Hasta enero de este año, el ahora ministro del "brexit" también fue el encargado de dialogar con ese sector sobre sus perspectivas y posibles planes de contingencia ante la salida del país de la Unión Europea.

Antes de dar el salto en el escalafón ministerial, ha trabajado durante más de diez meses como secretario de Estado de Sanidad y Cuidados Sociales.

El último anuncio oficial que hizo desde ese cargo se remonta al pasado mes de julio, cuando dedicó una partida de 36 millones de libras (40 millones de euros) a adquirir una flota de 256 ambulancias para el servicio público de salud.