Debate de moción de censura a Theresa May
Debate de moción de censura contra la primera ministra Theresa May en el Parlamento británico.
Foto: AFP
3 Feb 2019 12:44 PM

Theresa May está "determinada" a aplicar el Brexit el 29 de marzo

Los diputados adoptaron una enmienda pidiendo arreglos alternativos a las disposiciones relativas a la "salvaguardia" (o backstop).
Sindy Valbuena Larrota
Sindy
Valbuena Larrota
@Sindyvalbuena

La primera ministra británica, Theresa May, reafirmó que está "determinada" a aplicar el Brexit en la fecha prevista del próximo 29 de marzo, y a obtener concesiones de la Unión Europea (UE) en el acuerdo de separación, pese al rechazo de Bruselas a una nueva negociación.

Le interesa: ¿Qué es el Brexit? Con este glosario lo entenderá mejor

"Estoy determinada a implementar el Brexit y a implementarlo a tiempo, el 29 de marzo de 2019", escribe May en una tribuna publicada en el diario The Sunday Telegraph.

May descarta así la posibilidad de aplazar el Brexit, como lo sugirieron varios responsables políticos en los últimos días, entre ellos el ministro de Relaciones Exteriores, Jeremy Hunt, o el de Comercio, Liam Fox.

La primera ministra reafirmó asimismo su voluntad de volver a negociar con la UE, para lograr una solución que obtenga mayoría en el Parlamento, tanto entre "brexiters" como entre eurófilos.

Lea también: ¿Aplazar el Brexit? ministro británico lo considera para así adoptar legislación necesaria

"Nuevas ideas" 

"Cuando regrese a Bruselas, lucharé por Gran Bretaña e Irlanda del Norte, dispondré de un nuevo mandato, de nuevas ideas y de una determinación renovada para acordar una solución pragmática que ponga en marcha el Brexit", insistió May.

Tras el claro rechazo, a mediados de enero, del acuerdo de divorcio negociado con la UE, los diputados adoptaron una enmienda pidiendo "arreglos alternativos" a las disposiciones relativas a la "salvaguardia" (o "backstop"), cuyo objetivo es evitar que se vuelva a instaurar una frontera física entre la provincia británica de Irlanda del Norte y la República de Irlanda.

Esta cláusula, muy controvertida, prevé una unión aduanera entre Reino Unido y la UE, y además para la provincia británica de Irlanda del Norte un alineamiento con ciertas normas europeas en materia sanitaria y fiscales.  

Los diputados británicos, en especial los "brexiters", consideran que conducirá a un amarre permanente de su país a la UE.