Sara Netanyahu, la esposa del primer ministro israelí
Sara Netanyahu, la esposa del primer ministro israelí
AFP
7 Oct 2018 03:34 PM

Sara Netanyahu, esposa de primer ministro israelí, juzgada por suntuosos gastos en comidas

Los Netanyahu dicen ser víctimas de una campaña de calumnias.
Germán
Germán
Espejo
@gerespejo

Sara Netanyahu, la esposa del primer ministro israelí, compareció este domingo ante un tribunal israelí, acusada de haber declarado como gastos públicos más de 96.000 dólares en comidas, a pesar de que la residencia oficial disponía de cocinero

Esta acusación no parece que vaya a tener un efecto político inmediato respecto a su marido, Benjamin Netanyahu, ajeno a este caso. Pero se suma a otras investigaciones por presunta corrupción que sí amenazan al largo mandato del primer ministro, en el cargo desde 2009. 

(Le puede interesar: Venezuela, entre el recuerdo por la llegada de migrantes y el presente de las despedidas)

Sara Netanyahu asistió este domingo a la primera audiencia del juicio en primera instancia en Jerusalén que debe definir si el caso será supervisado por tres jueces en vez de uno sólo, debido a la "sensibilidad pública" del caso. 

El juicio, que ya fue aplazado en julio, fue rápidamente reenviado al 13 de noviembre apenas comenzó la audiencia. Podría durar varios meses. 

Inculpada por "fraude" y "abuso de confianza", Sara Netanyahu, quien cumplirá 60 años en noviembre, es sospechosa de haber pedido entre septiembre de 2010 y marzo de 2013 para ella, su familia e invitados, comidas preparadas a servicios de cáterin a cargo del erario público

Los gastos suman "más de 350.000 séqueles [83.700 euros, 96.500 dólares]", según el ministerio de Justicia. 

La justicia le reprocha haber mentido, al asegurar que no había cocinero en la residencia del primer ministro y haber pedido comida a diferentes restaurantes de Jerusalén, en ocasiones decenas de veces en un mismo mes. 

(Lea también: Policía asegura que ‘Guacho’ aún se encuentra en el país)

También está inculpado Ezra Saidoff, exdirector general adjunto de la oficina del primer ministro. Según medios israelíes, que citan el acta de acusación, habría colaborado con Sara Netanyahu para simular que no había ningún cocinero empleado en la residencia

Los abogados de Sara Netanyahu afirman que los platos se pidieron "contra su voluntad". 

Denuncias de malos tratos 

"Por primera vez en la historia se acusa a la esposa de un dirigente por un caso de 'noodles' (fideos) y otros platos para llevar [encargados] hace seis o siete años", denunciaron los abogados de Sara Netanyahu en un comunicado publicado este domingo. 

Este caso vuelve a dirigir los proyectores hacia una figura omnipresente y considerada influyente en Benjamin Netanyahu. 

Los detractores de los Netanyahu se burlan desde hace meses de las idas y venidas de la residencia, donde no sólo se cuestionan las comandas a servicios de cáterin, sino también la compra de muebles de jardín con fondos públicos, el desvío de ingresos en compras de bebidas y maltrato al personal. 

En 2016, un antiguo hombre de confianza de la residencia, Meni Naftali, quien había acusado a Sara Netanyahu de comportamiento tiránico, obtuvo unos 40.000 euros por maltratos. 

Los Netanyahu denunciaron una campaña de calumnias

Más allá del perjuicio a su imagen, el caso de los encargos de comidas parece representar menos riesgos para Netanyahu que los casos de presunta corrupción de los que es sospechoso. 

En febrero, la policía recomendó inculparlo en dos investigaciones, una de ellas sobre regalos indebidos recibidos de parte de personalidades ricas; y otra por un acuerdo secreto que habría intentado alcanzar con un popular diario para tener una cobertura favorable. 

El viernes declaró durante horas ante la policía en Jerusalén. 

También se abrió una investigación por el caso Bezeq, el principal grupo de telecomunicaciones israelí. La policía busca saber si la pareja Netanyahu intentó asegurar una cobertura a su favor por parte del sitio de información Walla, a cambio de favores que podrían haber aportado cientos de millones de dólares a Bezeq.