Meghan Markle
Meghan Markle
AFP
17 Abr 2019 11:59 AM

¿Por qué el fisco de EE.UU. espera con impaciencia el nacimiento del bebé de Meghan Markle?

Se espera que el primer hijo del príncipe Harry nazca a finales de abril.
Yurby Calderón
Yurby
Calderón
@Yur_cald

Sin duda el bebé real del príncipe Harry y Meghan Markle nacerá en cuna de oro, y las autoridades recaudadoras de impuestos en Estados Unidos están deseosas de saber, hasta el último céntimo, cuánto vale.

El fisco estadounidense tiene un interés especial en ese bebé debido a su doble nacionalidad: británica, por su padre, y estadounidense, por su madre, la duquesa de Sussex.

Lea también: Tío de Meghan Markle vendió a la prensa fotos de ella cuando nació

"Cuando uno de los padres es estadounidense y ha residido en Estados Unidos por cinco años, de los cuales al menos dos años después de cumplir los 14, el bebé automáticamente es ciudadano", explica David Treitel, fundador de American Tax Returns, una consultora para expatriados estadounidenses que viven en Reino Unido.

"Este es el caso de Meghan", dice Treitel, destacando que es la primera vez que esto ocurre en la familia real británica.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Just one week ago, The Duke and Duchess of Sussex asked that you kindly consider supporting various organisations around the world in lieu of sending gifts for the upcoming arrival of their first born. Not only did many of you lend your support, you took action. Their Royal Highnesses wanted you to know the impact of your support – the direct effect your donation, energy, and action made! YOU chose to be part of the collective good, and you have made a real difference. Whether a $5 donation, £1000 contribution, offering to volunteer, or spreading the word – you’ve played your part. And on behalf of The Duke and Duchess (and Baby Sussex), we thank you so much. YOUR IMPACT: @thelunchboxfund will now be able to provide a minimum of 100,000 additional hot nutritionally fortified meals to children in dire need across South Africa @littlevillagehq received donations from all over the world (from UAE to Hong Kong and the US), they’ve increased their monthly donors, had a surge in volunteer applications, and re-energized their hard working team of 200+ staff and volunteers @wellchild can now provide 300+ additional hours of specialist care by a Well Child Nurse for a child with serious health needs, allowing families to stay together at home vs in hospital @Baby2Baby have received over 5,000 products to disperse to children in need, including cribs, books, backpacks, diapers and have received monetary donations from around the globe - from Guadalajara to Italy. You made this happen. Thank you.

Una publicación compartida por The Duke and Duchess of Sussex (@sussexroyal) el 15 de Abr de 2019 a las 6:51 PDT

Y esa nacionalidad viene con una serie de condiciones particularmente restrictivas: como ocurre con cualquier estadounidense que nazca, crezca y muera en cualquier parte del mundo, año tras año el hijo de Harry y Meghan deberá mostrar al fisco de su país que ha cumplido con sus obligaciones tributarias.

Desde el momento de su nacimiento, el dinero depositado en bancos a su nombre por los padres para que lo disfrute en un futuro, deberá ser declarado. Lo mismo que el dinero que le ingrese, por ejemplo, si sus padres deciden que el niño o niña siga los pasos de su madre actriz y actúe en televisión o en películas.

Adiós privacidad, dice Treitel. El fisco estadounidense "logrará saber mucho más sobre la riqueza de la pareja" a través de las declaraciones del bebé y de su madre. "Mucha más información va a llegar a Estados Unidos", asegura.

Por ejemplo: el fisco demandará que cualquier regalo valioso al hijo de Meghan y Harry -y seguramente recibirá unos cuantos...- también sea declarado.

Lea  también: ¿Príncipe William le dijo a Diana que no quería ser rey?

"Imaginen que la reina obsequia al bebé un hermoso y especial libro de arte de la colección real, con pinturas de Van Gogh o Miró. Si el regalo vale más de 100.000 dólares, deberá reportarlo", dice Treitel.

Sin embargo, los regalos de "baby shower" que Markle recibió recientemente en Nueva York no tendrán que ser reportados si fueron hechos por otros estadounidenses, dijo el experto.

Aunque madre y bebé deberán presentar formularios que ocuparán por largas horas a sus contadores, posiblemente no tengan que pagar muchos impuestos: pues estos podrían ser compensados por los pagados en Reino Unido, según dijo a The Wall Street Journal la especialista en el tema Laura Saunders.