Diputado Rodrigo Amorim, del partido del presidente Jair Bolsonaro.
Diputado Rodrigo Amorim, del partido del presidente Jair Bolsonaro.
AFP
5 Ene 2019 02:46 PM

Polémica por frase de diputado brasilero: "al que le gusten los indios que vaya a Bolivia"

Desde Bolivia rechazaron las declaraciones racistas del diputado Rodrigo Amorim, del partido del presidente Jair Bolsonaro.
Camila Torres
María Camila
Torres Cepeda
@kamitorrs

Bolivia reaccionó con indignación a las declaraciones proferidas por el diputado brasileño Rodrigo Amorim, quien afirmó que "a quien le gusten los indios que vaya a Bolivia, que además de ser comunista todavía está presidida por un indio".

"Indignante declaración de diputado brasileño ofende a Bolivia y no expresa hermandad de nuestros pueblos. Diferencias ideológicas entre gobiernos no justifican tal afirmación. Lo indígena es parte esencial de nuestras identidades y nuestra fortaleza como nación", escribió el expresidente boliviano Carlos Mesa en su cuenta de Twiter.

Según el diario brasileño O Globo, Amorim, del partido del presidente Jair Bolsonaro y el diputado estatal más votado de Rio de Janeiro, formuló tales declaraciones al referirse al área urbana conocida como Aldea Maracaná, próxima al mítico estadio de fútbol homónimo, donde hasta 1977 funcionó el Museo del Indio y que suele albergar a familias indígenas.

Vea también: Con fotomontaje hicieron aparecer a Lula en prisión viendo investidura de Bolsonaro

Amorim considera necesaria hacer una "limpieza" del lugar (de 14.300 metros cuadrados) para habilitarla como estacionamiento para compras, como un área de ocio o equipamiento.

Hasta el momento no se pronunciaron ni el presidente Evo Morales, de origen indígena, ni la cancillería boliviana.

En su lugar, la ministra de Comunicación, Gisela López, escribió en Twitter que el diputado brasileño "desprecia con ignorancia supina a nuestros antepasados, los verdaderos dueños de la Patria Grande, con palabras que demuestran ceguera y pobreza espiritual".

El diputado oficialista, Pedro Montes, exigió un pronunciamiento urgente de la cancillería boliviana y de la Asamblea Legislativa por lo que calificó como "indignantes declaraciones".