Charlie-Gard.jpg
Christopher y Constance Gard, padres de Charlie / Foto de su cuenta en Facebook
30 Jun 2017 06:11 AM

Polémica: sus padres querían mantener a su bebé con vida, pero la justicia ordenó la eutanasia

El bebé de diez meses Charlie Gard sufre una enfermedad genética. Su caso ha despertado gran controversia.
La
Fm

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) aprobó la decisión de la Justicia británica de dar una muerte digna al bebé de diez meses Charlie Gard, afectado por una "enfermedad genética rara y mortal", y rechazó así el recurso que presentaron los padres.

Su dictamen especifica que, en términos médicos, el pequeño sufre un "severo síndrome infantil de encefalopatía mitocondrial", que causa mutaciones en el gen RRM2B y le "priva de la energía necesaria para vivir".

Christopher y Constance Gard, padres de Charlie, recurrieron a la Corte europea el pasado 6 de junio, cuando los tribunales británicos autorizaron que Charlie fuera privado de la respiración artificial. Alegaron que el Reino Unido había vulnerado su derecho a la vida, al oponerse el Great Ormond Street Hospital de Londres, donde lleva ocho meses ingresado, a un tratamiento experimental en Estados Unidos.

Los padres se quejaron de que las decisiones de las instancias internas habían supuesto "una injerencia injusta y desproporcionada en sus derechos parentales y sin justificación alguna". El TEDH demandó el 9 de junio a las autoridades británicas suspender de forma provisional la decisión judicial y mantener a Charlie con vida.

Pero en su dictamen de hoy, que es definitivo, por lo que no acepta recurso, estimó que las decisiones de los tribunales británicos han sido "meticulosas, completas y objeto de un examen en tres niveles jurisdiccionales, con una motivación clara y detallada". El TEDH señaló además que los magistrados del Reino Unido han estado en contacto directo con los interesados y consideró "apropiado" que el hospital acudiera a los tribunales "en caso de duda sobre la mejor decisión a adoptar".

La Corte de Estrasburgo avaló así la conclusión de la Justicia británica, basada en "evaluaciones de expertos detalladas y de alta calidad" que daban como "muy probable que Charlie estaría expuesto a dolores y sufrimientos continuos". Esos exámenes determinaron que "administrar cuidados experimentales sin perspectiva de éxito no ofrecería ninguna ventaja y continuaría causándole graves dolores".

Con información de EFE