Así lucía, el 6 de enero pasado, un supermercado en Caracas
Así lucía, el 6 de enero pasado, un supermercado en Caracas
Foto de AFP
12 Jun 2018 06:23 AM

Nivel de vida en Venezuela alcanzó cifras impensables 

El Fondo Monetario Internacional prevé que la hiperinflación en ese país superará 13.800% este año.
Alfonso
Alfonso
Rico Torres
@AlfonsoRicoT

El Parlamento venezolano, de amplia mayoría opositora, cifró la inflación diaria en el país en 2,4 %, la mensual de mayo en 110,1 % y la acumulada en lo que va de año hasta el mismo mes en 1.995,2 %.

"Estamos viviendo una inflación diaria del 2,4 %, esta es la inflación que está registrándose diariamente", afirmó el presidente de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento), Rafael Guzmán, en rueda de prensa.

El Banco Central de Chile, país con una de las principales economías de la región, informó en marzo que calcula que la inflación en el país austral en 2018 sea de 2,3 %. Guzmán informó además que la inflación para mayo "fue del 110,1 % (...) teniendo un acumulado en lo que va de año de 1.995,3 % (...) y de mayo del 2017 a mayo de 2018 es 24.571 %".

Comentó que de seguir a este ritmo, la inflación acumulada para final de año "puede ser mayor a 300.000 %" frente a las perspectivas económicas del Fondo Monetario Internacional (FMI) que, según la actualización de sus cálculos anunciados en abril, prevé que el incremento de precios en Venezuela "ronde el 14.000 % en 2018".

El Parlamento venezolano decidió hace meses comenzar a divulgar los datos de este y otros indicadores económicos, resultado de los estudios de varios de sus integrantes y especialistas, debido a que el Banco Central lleva más de dos años sin publicarlos.

El diputado por el partido Primero Justicia (PJ) afirmó que estos número publicados se dan "por un Gobierno incapaz, violador de derechos humanos, perseguidor del emprendimiento que ataca la propiedad privada". Señaló que "el golpe más duro" de la inflación de mayo fue a parar a los productos alimenticios, donde se registró un incremento "en más de un 200 %, y eso tiene que ver por los ataques del Gobierno a la producción nacional".

"Estas cifras demuestran que no hay rectificación para frenar la hiperinflación y que mientras ellos buscan mantenerse en el poder, le arruinan la vida a los venezolanos", expresó en rueda de prensa el diputado Rafael Guzmán, presidente de la comisión de Finanzas. "En un país que se producía el 80 % de lo que comemos, hoy escasamente se llega al 25 %, y ese 25 % es atacado y amenazado por el Gobierno", añadió.

Para el político, el Ejecutivo encabezado por Nicolás Maduro "tiene que dar un viraje de 180 grados" en política económica y aseguró que desde la AN continuarán advirtiendo "la urgencia en la que estamos y en que se cambie el rumbo" de esas políticas. "Es imperativo levantar el control de cambio, ordenar la política fiscal, que se le devuelva la autonomía la Banco Central, que se refinancie la deuda", enumeró.

El Gobierno, por su parte, achaca la grave situación económica por la que pasa el país a una "guerra económica" en su contra por parte de la empresa privada y gobiernos extranjeros no afines aliados con la oposición venezolana y que tiene como objetivo sacarlos del poder.

Analistas atribuyen el alto costo de vida a la escasez de divisas -monopolizadas por el Estado- por el desplome de la renta petrolera desde 2014 y la caída de la producción, y al elevado gasto público con emisión de dinero sin respaldo.

El gobierno socialista de Nicolás Maduro tiene prácticamente congelada la venta de divisas para la importación de bienes y materias primas, lo que genera escasez y estimula un mercado negro donde el dólar multiplica hasta por treinta la cotización oficial.

Según la firma Torino Capital, las importaciones -de las que depende Venezuela- se han reducido 85% con respecto a 2012, mientras que la producción agrícola apenas abastece 25% de la demanda, de acuerdo con la privada Fedeagro. El Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé que la hiperinflación superará 13.800% este año, mientras que los parlamentarios estimaron que podría ser de mínimo 100.000% y alcanzar hasta 300.000%.