18 Mayo 2016 06:42 PM

Maduro amenaza con estado de "conmoción interior" en Venezuela

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, advirtió este miércoles que tiene listo un decreto de "conmoción interior", como parte del estado de excepción que rige en el país.
"Es un recurso que tengo como jefe de Estado si en Venezuela se desataran hechos golpistas violentos, y no lo dudaré para decretarlo si fuera necesario para combatir por la paz y la seguridad de este país (...) ojalá no hiciera falta, estaré listo, lo tengo listo, cuando haga falta", afirmó en un acto con seguidores en Guanta, en el estado Anzoátegui (este).
 
Maduro no precisó en su declaración los alcances del decreto de conmoción interior, pero implicaría restricciones a libertades, tras el estado de emergencia económica y de excepción que declaró el pasado viernes.
 
Según la Constitución, el estado de conmoción interior o exterior puede ser decretado por el presidente "en caso de conflicto interno o externo, que ponga seriamente en peligro la seguridad de la Nación", y puede prolongarse hasta por 90 días, prorrogable por otro lapso igual.
 
El presidente socialista, contra quien la oposición impulsa un referendo revocatorio de su mandato, sostiene que la oposición tiene como estrategia provocar violencia y propagar la idea de que Venezuela enfrenta una "crisis humanitaria", para justificar una intervención de Estados Unidos.
 
La advertencia de Maduro se produjo tras una jornada en la que la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) se movilizó en una veintena de ciudades, que degeneraron en incidentes en al menos cinco puntos, que reportaron además 17 detenidos, según sus organizadores.
 
- Sube la temperatura social -
 
La oposición quiere realizar el referendo este año, pues si se lo hace después del 10 de enero de 2017 -cuando se cumplen cuatro años del actual mandato- y Maduro pierde, los dos restantes los completaría el vicepresidente, designado por el mandatario. Si se realiza antes, se convocará a elecciones.
 
Sin embargo, Maduro aseguró que la consulta no tiene "viabilidad" porque hubo un intento de "fraude en las firmas presentadas", y denunció que "hay planes para convertir las marchas en Caracas en eventos insurreccionales y violentos, por lo que las autoridades están obligadas a garantizar la paz".
 
Mientras la tensión política sube, en las calles el malestar social también aumenta ante la dramática escasez de alimentos básicos y medicinas esenciales, y la inflación más alta del mundo (180,9% en 2015 y proyectada en 700% para 2016).
 
"La gente está cansada. La situación está malísima, esto en cualquier momento revienta", declaró a la AFP Lilimar Carrillo, una enfermera de 39 años, que hacía cola para comprar comida en la ciudad de Guarenas, a unos 45 km de Caracas, donde el martes se registró una protesta por la escasez de alimentos.
 
Según una encuesta de la firma Datanálisis, 70% de los venezolanos apoya un cambio de gobierno.
 
Rechazado el martes por el Parlamento, el estado de excepción contiene medidas para enfrentar la profunda crisis económica y autoriza "operativos especiales de seguridad" frente a lo que Maduro denuncia como una amenaza de intervención extranjera, instigada por la oposición y Estados Unidos.
 
Esas acciones podrán ser apoyadas incluso por grupos civiles que repartirán mercados puerta a puerta y ejercerán labores de vigilancia.
 
Maduro sostiene que entre las estrategias para precipitar una intervención están propagar la idea de que Venezuela enfrenta una "crisis humanitaria", junto con actos de violencia.
 
El CNE dijo que el 2 de junio finalizará la auditoria de las firmas. De ser aceptadas, unas 200.000 personas tendrán que revalidar su rúbrica con la huella dactilar. En una segunda etapa, la MUD debería reunir cuatro millones de firmas en tres días.
Fuente
Sistema Integrado Digital