libiafutbolistas.jpg
Geoffrey Kondogbia (Valencia), Paul Pogba (Manchester United) y Cheick Kader Doukouré (Levante) / Fotos de su redes sociales
21 Nov 2017 05:15 AM

Libia motiva los particulares gestos de algunos futbolistas

Geoffrey Kondogbia (Valencia), Paul Pogba (Manchester United) y Cheick Kader Doukouré (Levante) se han manifestado.
La
Fm

Geoffrey Kondogbia, francés nacionalizado centroafricano al servicio de Valencia de España; Paul Pogba, franco-guineano al servicio de Manchester United; y Cheick Kader Doukouré, marfileño al servicio de Levante de España, han celebrado de forma particular.

“Fuera del fútbol, no estoy en venta”, se lee en la camiseta de Kondogbia mientras los otros dos futbolistas elevan sus brazos en clara señal de protesta frente a las denuncias.

¿Qué pasa en Libia? El escándalo saltó después de la emisión de un video de la cadena estadounidense CNN que muestra una supuesta venta de esclavos subsaharianos en algún lugar de Libia, lo que provocó las protestas de muchos países africanos contra Trípoli.

La Unión Africana (UA) pidió a sus países miembros que se comprometan a apoyar la repatriación de sus inmigrantes en Libia, después del escándalo sobre una supuesta venta de esclavos subsaharianos en ese país. "Estamos negociando con el Gobierno libio para identificar a los inmigrantes para que puedan ser repatriados, pero es muy difícil porque no tenemos datos", explicó en rueda de prensa el presidente de la Comisión de la UA, el chadiano Moussa Faki Mahamat, que confirmó que ha enviado a su comisario para Asuntos Sociales a Libia. "Esto es estremecedor", lamentó Mahamat, que consideró "increíble" que se siga llevando a cabo tráfico de esclavos en pleno siglo XXI.

La situación de caos en ese país dificulta cualquier acción para acabar con la trata de esclavos: "Libia es ahora un Estado fallido con una situación de anarquía", apuntó Mahamat. El líder de la organización afirmó que la UA "utilizará sus mecanismos para encargarse" de aquellos que están involucrados en la venta de inmigrantes como esclavos, "sean quien sean". Y sentenció: "La esclavitud es equivalente a los crímenes de guerra y es un delito contra la humanidad. Se tratará a los culpables en esta línea".

A los países africanos cuyos ciudadanos hayan emigrado hasta Libia, Mahamat les reclamó que "provean el apoyo logístico necesario para repatriarlos" y que, una vez de vuelta en sus respectivos hogares, los gobiernos se encarguen de "ayudarles a subsistir a largo plazo".