Comercialización con dólares
AFP
31 Jul 2020 06:29 PM

Calificadora de riesgo Fitch degrada perspectiva de EE.UU. a negativa

El Congreso está negociando la entrega de más ayuda a los estadounidenses.
Sindy Valbuena Larrota
Sindy
Valbuena Larrota
@Sindyvalbuena

La calificadora internacional crediticia Fitch degradó la perspectiva de la nota de Estados Unidos a negativa, al advertir un alto riesgo de que la deuda y el déficit aumenten debido a la crisis por el nuevo coronavirus, pero conservó su nota AAA.

"La perspectiva ha sido revisada a negativa para reflejar el actual deterioro de las finanzas públicas estadounidenses y la ausencia de un plan creíble de consolidación fiscal", indicó la agencia en un comunicado. 

Estados Unidos conservó sin embargo la triple A, la mejor calificación de la escala, en base a las fortalezas estructurales que incluyen el tamaño de su economía, el alto ingreso per cápita y el dinámico ambiente de negocios. 

Le puede interesar: Europa se hunde en la recesión por el coronavirus

La economía estadounidense está muy perjudicada por la pandemia, que lastró el empleo y el PIB, que en el segundo trimestre registró una contracción inédita de más de 32 %. 

Con estos datos, el país entró oficialmente en recesión, al encadenar dos trimestres consecutivos con caídas del PIB. 

Para apuntalar a la economía y mantener el consumo -que es el motor del crecimiento en Estados Unidos-, el Congreso aprobó varios planes de estímulo para los hogares y la empresas por más de 2,2 billones de dólares. 

En contexto: EE.UU. entra en recesión tras histórica contracción del PIB

Actualmente, el Congreso está negociando la entrega de más ayuda, en un momento que expira un importante subsidio de 600 dólares semanales que reciben los desempleados y el virus avanza sin control. 

"El alto déficit fiscal y la deuda ya estaban creciendo en el mediano plazo antes del duro golpe económico precipitado por el coronavirus", indicó la calificadora. 

Fitch indicó que hay un "creciente riesgo" de que los responsables de las políticas no logren consolidar las finanzas públicas lo suficiente como para "estabilizar la deuda" después de que pase el golpe de la pandemia.