Barco África
Barco África
Foto Twitter
10 Ene 2020 11:32 AM

'África', el olvidado barco francés que se hundió hace 100 años

El 12 de enero de 1920 el buque se hundió a 40 km de Les Sables d'Olonne, en el oeste de Francia.
Yurby Calderón
Yurby
Calderón
@Yur_cald

Hace 100 años que el buque "África" se hundió tras haber zarpado de Francia en un viaje con destino Costa de Marfil. Fue el peor naufragio civil en Francia y en el perecieron más de 500 personas, pero este "Titanic" francés cayó en el olvido y resurgirá próximamente con motivo del centenario de la tragedia. 

El 12 de enero de 1920, hacia las 03H00 de la madrugada, el "África" se hundió a 40 km de Les Sables d'Olonne, en el oeste de Francia. Desde la atalaya, Antoine Le Dû, el comandante del transatlántico que partió de Burdeos la noche del 9 de enero, "esperó el final", impotente, cuenta el lugarteniente Thibaut.  

Lea también: Los comprometedores mensajes de empleados de Boeing sobre aviones 737 MAX

Funcionarios de la administración colonial, esposas e hijos de expatriados, comerciantes en busca de una nueva vida, misioneros y 192 fusileros africanos que regresaban a sus casas... De las 602 personas que iban a bordo solo sobrevivieron 34, entre ellos un civil.

Durante semanas, llegaron decenas de cuerpos sin vida a las costas francesas, arrojados por el mar, cuenta Roland Mornet, un marino que escribió un libro sobre la tragedia en 2006. 

Barco África
AFP
Descendientes de los fallecidos conmemoran los 100 años del hundimiento del barco.

Cien años después, los restos del buque siguen yaciendo a 40 metros bajo la superficie, prácticamente olvidada de todos. El "Titanic" (1.500 muertos en 1912) entró a la Historia y opacó a la tragedia del "África", que fue olvidada", lamenta.

"Con una excepción - el obispo de Dakar Hyacinthe Jalabert - no había a su bordo pasajeros prestigiosos", cuenta este historiador aficionado que reunirá el domingo por segunda vez en el puerto de Les Sables-d'Olonne a un centenar de descendientes de las víctimas para una conmemoración ante una estela, la única en recuerdo de la catástrofe. 

En Burdeos, el jueves se celebró una ceremonia en el muelle Chartrons, de donde zarpó el "África" para su 58º y último viaje. El artista callejero A-Mo pintó un mural del buque y se lanzaron flores al agua.

Era necesario "reparar el olvido y la injusticia", según el fundadora de la asociación Mémoires et partages, Karfa Diallo. Este hombre milita para se reconozca a los 192 fusileros africanos como soldados "muertos por Francia" tras su "sacrificio" en el ejército colonial.

Homenaje Barco África
AFP
El naufragio del "África" despertó indignación pero fue rápidamente relegado a un segundo plano

Tabú familiar

Cuando ocurrió, el naufragio del "África" despertó indignación pero fue rápidamente relegado a un segundo plano, en medio de una elección presidencial muy tensa en Francia y con las heridas de la Primera Guerra Mundial aún abiertas.

"La gente había vivido tragedias inimaginables entre 1914 y 1918, querían seguir adelante", dice Daniel Duhand, codirector en 2014 de un documental basado en parte en los recuerdos de las familias.

Después de 12 años de una batalla judicial, la compañía que operaba el buque fue absuelta de cualquier falta y las familias no recibieron ninguna compensación ni respuestas sobre las causas de la tragedia.

¿Cómo un barco reciente, que había obtenido su certificado de navegación, pudo hundirse a 40 kilómetros de las costas? ¿Errores o mala suerte? Varios factores podrían haberse acumulado: un barco sobrecargado, en mal estado según algunas personas, escotillas obstruidas por la suciedad, y un choque final con un faro.

 Barco África
Foto Twiter
Barco África

La hipótesis oficial, en 1932, fue que el hundimiento fue causado por un choque probable con un barco hundido durante la guerra.

Aunque fue olvidado por la Historia, la tragedia del "África" marcó la historia de las familias de las víctimas. "Hay quienes lo tienen presente y quienes borraron este evento negativo y no hablan de él", explica Daniel Duhand.

En algunas familias "se contaba por ejemplo que la abuela fue devorada por los cangrejos", sin dar más detalles, cuenta Roland Mornet. En otras, asegura, los testimonios sobre la lenta agonía de sus familiares, de las mujeres sacadas de los botes o de los cánticos entonados alrededor del obispo de Dakar, pasan de una generación a otra.

Alain Adenier, de 74 años, solo conoció a su abuelo, subdirector de la compañía de ferrocarriles de Dahomey, Benin, a través de las historias contadas por su abuela. El domingo se reunirá con "familias que vivieron la misma tragedia". "Será como un duelo colectivo", dice.

Fuente
AFP