Universidad de Stanford
Una pista deportiva del campus de la Universidad de Stanford.
Foto: AFP
8 Abr 2019 09:07 AM

Morrie Tobin y el por qué destapó escándalo de fraude en universidades élite de EE.UU.

Los investigadores llegaron a descubrir el mayor escándalo en la historia del sector educativo de pura casualidad.
Camila Torres
María Camila
Torres Cepeda
@kamitorrs

Todo el mes de marzo fue noticia el escándalo que sacudió a las universidades más prestigiosas de Estados Unidos que se vieron salpicadas por corrupción en un millonario fraude en el proceso de admisión de estudiantes a dichas instituciones.

Este escándalo ha tocado todas las esferas posibles. Salpicó a entrenadores, empresarios y hasta famosos que participaron en los sobornos para garantizar que sus hijos ingresaran a universidades como Stanford, Georgetown, Yale, o la Universidad de California en Los Ángeles, sin cumplir con los requisitos legales y hasta contratando a un 'genio' para que resolviera los exámenes de ingreso suplantando a los jóvenes inscritos. 

Lea también: ¿Quién era la "mente brillante" de Harvard que respondió exámenes de ingreso a universidades de EE.UU.?

Por ahora las universidades han sido declaradas víctimas en este caso pues, según la justicia, no tenían conocimiento de todo lo que sucedía previo a la presentación de la prueba en la universidad, pues todo era orquestado por William "Rick" Singer, quien recibía sumas millonarias de los padres a cambio de que entraran a las universidades con puntajes buenos o haciéndose pasar por calificados deportistas.

Pero la pregunta de muchos es ¿cómo se logró destapar este escándalo? ¿quién lo destapó?

Pues todo este entramado de corrupción se puede decir que salió a la luz de pura casualidad. El diario The Wall Street Journal descubrió que el 'soplón' fue Morrie Tobin, un ejecutivo financiero que estaba siendo señalado de fraude con títulos financieros pues inflaba el precio de las acciones para venderlas obteniendo una ganancia bajo engaños.

Las pruebas de los investigadores lograron determinar la culpa de Tobin, quien terminó aceptando los delitos de fraude, eso sí, expresando que aceptaría los delitos a cambio de un acuerdo con la Fiscalía.

El ente acusador lo escuchó y quedó sorprendido con sus revelaciones. En medio del desespero por la dura condena a la que sería sometido, Morrie Tobin dijo que le contaría a los investigadores un hecho, que armaría un escándalo que acapararía toda la atención mediática, a cambio de una rebaja en la condena.

Le puede interesar: Así operaba la red de corrupción para ingresar a universidades élite de EE.UU.

El estafador financiero, graduado de la Universidad de Yale, contó a los agentes del FBI que Rudolph 'Rudy' Meredith, el entrenador de fútbol femenino de esta universidad de la que él había sido estudiante, le había ofrecido sus 'servicios' a cambio de un pago millonario asegurándole que le garantizaría el ingreso de su hija a tan prestigiosa universidad.

El FBI le puso la trampa a Meredith, usando a Tobin, y sí fue como capturaron en flagrancia al entrenador de fútbol luego que se reuniera en un hotel en Boston en abril del año pasado, y le pidiera a Tobin 450.000 dólares para llenar los documentos de ingreso de su hija como atleta para que entrara a la universidad. 

Lo que no sabía Meredith es que toda su conversación estaba siendo escuchada y grabada por investigadores pues Tobin llevaba un micrófono en su solapa.

Ante dichas pruebas, Meredith no tuvo otra opción que renunciar a la universidad en noviembre tras ser acusado en el caso Varsity Blues, nombre que recibió el operativo que terminó con la captura de más de 50 personas entre ellas los padres que pagaron millonarias sumas de dinero haciéndolas pasar por donaciones. 

Tobin firmó el acuerdo con la Fiscalía y ahora está a la espera de que en junio se conozca su sentencia que al parecer sería de 36 meses de prisión y una multa de 4 millones de dólares.