Criptoactivos
Criptoactivos
Pixabay / sergeitokmakov
11 Mayo 2022 10:00 AM

Las claves para no ser víctima de fraude a la hora de invertir en criptoactivos

Conozca cuáles son los fraudes más comunes de criptoactivos.
Mónica Castellanos
Mónica Lizette
Castellanos Osorio

En la actualidad se habla a nivel mundial sobre los criptoactivos por su regulación, adopción en diferentes mercados y el cómo sube o baja el Bitcoin, Ethereum, Shiba Inu o Cardano, entre otras monedas populares. Esto ha fomentado interés para cualquier tipo de persona, sin importar su nivel de educación o condición socioeconómica.  

Pero este tema, también fue la puerta de entrada para que tanto estafadores como hackers estén aprovechando el entusiasmo y el desconocimiento para crear modelos fraudulentos alrededor de estas divisas electrónicas. 

Es importante aclarar que los criptoactivos no son vehículos de inversión fraudulentos perse. La Superintendencia Financiera de Colombia tiene un piloto para empresas que ofrecen servicios de criptoactivos y puedan operar legalmente en el país, esto en parte se debe a que este tipo de activos son una alternativa para que inversionistas generen rendimientos, así como lo son las acciones, bonos, commodities u otros mercados financieros.  

No obstante, debido a ser un activo de inversión relativamente reciente, aún genera muchas dudas, es por esa razón que la Comisión Federal de Comercio de los Estados Unidos, reveló en un informe, que entre octubre de 2020 y mayo de 2021, en este país se habían perdido cerca de 80 millones de dólares, como consecuencia de estafas relacionadas con criptoactivos. 

Porcentualmente, frente a los volúmenes del mercado es bajo; sin embargo, los individuos tienen que tomar precauciones al respecto. 

Entre la prueba piloto para un marco regulatorio que está llevando adelante la Superfinanciera, una de las primeras en participar fue Bitpoint, el exchange de compra y venta de criptomonedas de origen japonés.  

Las claves para no ser víctimas de fraudes 

El director de Operaciones de esta compañía para Latinoamérica, Julián Geovo, señaló que una de las claves para que los ciudadanos no sean víctimas de este tipo de crímenes, es que sean precavidos, “además deben tener en cuenta que la educación financiera es fundamental para entrar al mundo cripto o a cualquier otra inversión”. 

“Hay que investigar bien a la empresa, ver los comentarios, educarse principalmente, y eso no significa ir a la universidad o un curso, porque aún no hay mucha educación formal al respecto, sino tener la información precisa sobre el activo al que se está invirtiendo, tener claro que no hay rentabilidades mágicas ni a corto plazo, sino que todo lleva un proceso”, indicó Geovo.  

Los mayores fraudes  

El experto en criptoactivos decidió señalar cuáles son los mayores fraudes en el mundo de este tipo de divisas digitales:  

- Esquemas Ponzi o “pirámides”: durante años ha sido el más popular y utilizado con diferentes tipos de activos. Usualmente, lo que hacen los estafadores es pedir un dinero inicial a los inversionistas en formas de “paquetes” que dan rendimientos garantizados, ya que se realizan a través de criptomonedas, y serán manejados por “verdaderos expertos” del sector. 

No obstante, los rendimientos que se empiezan a obtener están financiados con el dinero de otras personas que son la base de la pirámide. “Por supuesto, esto no es sostenible y en algún momento se cae cuando por alguna razón las personas no siguen entrando abajo, afectando a todas las personas que hagan parte del esquema”. 

- Rug Pull: muy común con proyectos emergentes. Normalmente, se da en proyectos nuevos, poco sólidos y que buscan inflar rápidamente el precio del activo, normalmente hecho artificialmente, para luego abandonar el proyecto e irse con todo el dinero del mismo.  

Es muy importante que al estudiar cualquier proyecto emergente se vea en detalle el roadmap del proyecto, el cumplimiento del mismo y la etapa en la que se encuentra, así como evaluar el problema que resuelve el proyecto y el equipo que está detrás. Esto último, es lo más relevante, dado que se debería tener extrema precaución con proyectos sin ningún respaldo reputacional de sus creadores. 

- Cursos mágicos: Si bien la educación online ganó terreno en los últimos años y es un mecanismo válido, en tendencia y crecimiento, el desconocimiento generalizado por el conocimiento sobre el mundo cripto ha hecho que muchas personas compren cursos “fachada” que tienen contenido pobre o nulo. En ese caso, “lo que recomendaría es que miren muy bien quién está detrás de la capacitación para adquirirlo”.  

- Perfiles falsos en redes sociales: en este caso, se replican perfiles de redes sociales de empresas reconocidas como BITPOINT o de diferentes personalidades como Elon Musk, en donde se incita a la compra de criptomonedas o se ponen a disposición de los usuarios cuentas bancarias o billeteras cripto. para que transfieran valores.  

“Normalmente, lo hacen como un “mecanismo de inversión” fraudulento o diciendo que son ganadores de X concurso, por lo que mi consejo, es que siempre verifiquen que son las cuentas oficiales de la empresa”, resaltó Geovo. 

- Phishing: Está modalidad, es otra de las formas más populares de engaño, ya que los estafadores suelen usar sitios web idénticos a los oficiales, así como correos electrónicos, mensajes de texto o redes sociales muy parecidos, que son falsificados, pero que para muchos parece de una fuente legítima  y confiable como las entidades bancarias, en donde se solicita el pago de una criptomoneda de forma inmediata para recibir a cambio algún servicio o premio.  

Este tipo de modelos también es utilizado para capturar información personal y de acceso a cuentas de usuarios desprevenidos que ponen sus datos en este sitio y al entrar encuentran error, pero realmente toda su información quedó capturada con el propósito de ser utilizada en el sitio oficial. Normalmente, los usuarios no se dan cuenta hasta que pierden dinero por transferencias que no identifican. 

Si es víctima de fraude, ¿qué debe hacer? 

Si fue víctima de uno de estos tipos de delitos, denunciarlos tanto en la Fiscalía como en la Policía Nacional, para así poder llevar un registro y promover una mejor cultura de compra y venta de estos activos digitales. 

Fuente
Sistema Integrado Digital