9 Jul 2016 05:21 PM

Sergio Luis Henao, el gregario de oro de Froome

El británico cuenta entre sus filas a fuertes ciclistas, quienes fácilmente podrían ser líderes en otros equipos.
El británico Chris Froome, nuevo líder del Tour de Francia, puede contar con una guardia pretoriana en las montañas que quedan, un grupo de escaladores dedicados a la protección del defensor del título que habla esencialmente en español.
 
El colombiano Sergio Henao hace parte del grueso de los "sherpas" que se ha llevado Froome a las carreteras del Tour, pero también cuenta con el holandés Wouter Poels y el británico Geraint Thomas.
 
La formación británica incluye hasta tres ciclistas que hubieran podido ponerse los galones de jefe de filas, pero que saben bien que su papel en la carrera pasa por llevar a Froome a ganar su tercer Tour de Francia.
 
El británico no esconde su satisfacción sobre el equipo que se ha montado y en la forma en la que están gestionando los esfuerzos para que, como ya sucedió el año pasado, vayan dosificando el apoyo del líder hasta la tercera semana de competición.
 
"Nunca he tenido un equipo tan fuerte a mi lado. Siento una gran solidez en mi entorno, lista para colmar cualquier grieta que se produzca en nuestro dispositivo", asegura Froome.
 
El Sky ha sido concebido como un cohete espacial que va soltando propulsores hasta que su líder llegue a la órbita adecuada, momento en el que el británico nacido en Kenia tiene que dar el do de pecho.
 
Henao aparece como hombre con demostrada voluntad de sacrificio por su líder que puede aportar una ayuda preciosa en los puertos más duros, un "escarabajo" colombiano al servicio de la fina maquinaria británica.
 
Si Nieve y Henao son los encargados de poner el esfuerzo y el sacrificio, Landa tiene la responsabilidad de poner el talento. Rescatado del Giro de Italia, donde iba de jefe de filas pero una caída le impidió acabar, el exciclista vasco no se ha caracterizado hasta ahora por sus labores de gregario, pero tiene clase suficiente para ayudar a Froome en caso de que el británico lo necesite.
 
En su primer Tour de Francia, Landa, que muchos consideran un ciclista imprevisible, debe demostrar su capacidad de adaptarse a los siempre meticulosos planes del Sky.
 
Algo que el año pasado ya hizo el holandés Poels, que apareció en la penúltima etapa en Alpe d'Huez cuando más lo necesitó su jefe de filas tras haberse mostrado muy discreto durante el resto de la edición.
 
El holandés ha dado un salto de calidad en los últimos meses y su victoria en la pasada Lieja-Bastona-Lieja muestra que está listo incluso para liderar a un equipo, lo que eventualmente le podría servir al Sky como plan B si fallara la opción Froome.
 
Pero el que más papeletas tiene para representar el papel de solución de reemplazo es Geraint Thomas, el británico procedente de la pista que ya puso de manifiesto el año pasado que se ha convertido en uno de los mejores escaladores del pelotón.
 
Thomas también parece haber guardado fuerzas en el primer tercio de la carrera y está listo para respaldar a su líder en caso de necesidad.
 
Su victoria en marzo pasado en la París-Niza no ha hecho más que confrontar su papel de hombre capaz de soportar la presión.