24 Mayo 2016 08:59 AM

Ramos compara la final de Champions con la primera vez que "haces el amor"

Sergio Ramos confía en poder reeditar la final que ganó el Madrid en 2014.
La primera final de Champions es "como cuando haces el amor, siempre lo recuerdas", bromeó el capitán del Real Madrid, Sergio Ramos, en referencia al trofeo de 2014, y deseando poder "levantar" el trofeo el sábado frente al Atlético de Madrid.
 
"La primera vez es como cuando haces el amor, siempre lo recuerdas, pero después sí que es cierto que se puede mejorar", dijo Ramos a los periodistas tras el entrenamiento del equipo con vistas a la final de la Liga de Campeones en Milán el sábado.
 
"La primera tiene un sabor especial porque fui protagonista de un gran gol, pero soy muy optimista y ambicioso, me gusta pasar página e ir llenando currículum y ojalá tenga la buena fortuna de poder levantarla (la Copa de Europa)" el sábado, añadió, ya más serio.
 
En la final de Lisboa en 2014, Ramos fue el hombre que, con el partido prácticamente finalizado, marcó el gol del empate, forzando la prórroga en la que los 'merengues' acabarían ganando 4-1 a los atléticos para alzarse con su décimo trofeo continental.
 
De cara al sábado en San Siro, Ramos insistió en que "tenemos las ideas muy claras, sabemos lo que queremos y como enfocamos este partido, como una oportunidad de jugar una final de 'Champions' y vamos a hacer todo lo posible por ganar".
 
"Conocemos al rival, sabemos el equipo que vamos a tener enfrente y, quizá, si hay un equipo que no ha cambiado su filosofía y su estilo de juego es el Atlético de Madrid", dijo.
 
"Sabemos que va a ser un partido muy competido, muy duro, con un rival de mucha intensidad, de mucho carácter y ya se verá qué pasa", añadió el capitán blanco.
 
Ramos también tuvo palabras de elogio para su técnico, Zinedine Zidane, de quien dijo es "un grandísimo entrenador y creo que tiene un futuro enorme por delante como técnico".
 
"Nosotros estamos encantados con él, no sólo por como lo respetábamos cuando era futbolista", añadió, explicando que "creo que cuando has sido jugador tienes una manera y puedes enfocar cosas del fútbol de una manera diferente a otro entrenador que no lo haya sido, por eso, quizá, aunque lleva poco tiempo parece como si llevara 30 años" como entrenador.