Amr Warda (Egipto) en disputa con Giorgian De Arrascaeta (Uruguay)
Amr Warda (Egipto) en disputa con Giorgian De Arrascaeta (Uruguay)
AFP
15 Jun 2018 06:04 AM

Rusia 2018: Uruguay vs Egipto, sin Mohamed Salah titular

El juego se disputa en el Estadio Ekaterimburgo Arena. Essam el Hadary, quien puede batir el récord de Faryd Mondragón, suplente. 
Alfonso
Alfonso
Rico Torres
@AlfonsoRicoT

Mohamed Salah, gran figura de Egipto, no jugará finalmente ante Uruguay y verá desde el banquillo el estreno de su selección en el Mundial de Rusia, según confirmó la federación egipcia de fútbol a través de su cuenta oficial de Twitter

El jugador del Liverpool, con problemas en su hombro derecho tras lesionarse en la final de la Liga de Campeones que disputó ante el Real Madrid, no ha podido recuperarse a tiempo para el estreno del conjunto africano.

En la víspera del choque, su entrenador, el argentino Héctor Cúper, aseguró en rueda de prensa que Salah tenía muchas posibilidades de jugar. Al final, verá el duelo contra Uruguay desde el banquillo.

Además, el portero Essam El Hadary, que con 45 años podía convertirse en el jugador más veterano en disputar un partido de un Mundial, iniciará el encuentro desde el banquillo y en su lugar jugará Ahmed El Shenawy.

La alineación completa de Egipto es la formada por: El Shenawy; Fathy, Gabr, Hegazy, Abdel Shafy; Elneny, Hamed; Said, Trezeguet, Warda; Marwan Mohsen. 

La lesión de Salah en la final de la Liga de Campeones ante el Real Madrid que le obligó a abandonar el partido en la primera parte, ha sido objeto de debate planetario durante las últimos 20 días.

Uruguay llega a la cita despreocupada por la presencia o ausencia del mejor jugador del cuadro africano. Recluida en Nizhny Novgorov y rodeada de un ambiente optimista, los hombres de Óscar Washington Tabárez quieren empezar el Mundial para olvidar su irregular legado de Brasil 2014, cuando fueron eliminados por Colombia en octavos de final.

Los cimientos de aquel grupo, la base, sigue intacta. En la defensa, manda Diego Godín y arriba Luis Suárez y Edinson Cavani representan uno de los dúo atacantes más peligrosos del Mundial. Son los veteranos que tienen que tirar del carro en una selección que presentará un centro del campo renovado.

Una vez recuperados los tres jugadores que tuvieron problemas físicos esta semana (Lucas Torreira, Guillermo Varela y Rodrigo Bentancur), Tabárez podrá iniciar su revolución en el centro del campo, donde la joven hornada de futbolistas charrúas mantendrá el músculo pero, a diferencia de anteriores generaciones, aportará mucha más técnica.

Si el "Maestro" finalmente da el paso y se atreve con la juventud en pleno, Uruguay saltará al terreno de juego con un centro del campo que no llega a los 23 años de media de edad. Matías Vecino, Nahitan Nandez, Rodrigo Bentancur y Giorgian de Arrascaeta, serán los encargados de surtir de balones a Cavani y Luis Suárez, los dos matadores de una selección que no quiere fallar en su estreno.

Egipto, mientras, vivirá un día histórico sin Salah. Pese a ser el equipo más laureado del continente africano, apenas ha dejado huella en los Mundiales. Sólo suma tres participaciones, la primera en la Copa del Mundo de Italia 1934 y la última hace 28 años, en Italia 1990, en la que cosechó un pobre bagaje: sendos empates con Holanda e Irlanda y un derrota ante Inglaterra que la dejaron fuera de la segunda fase.

Casi tres décadas después, vuelve al escaparate internacional con siete copas de África en las vitrinas y dos nombres propios: el ya citado Salah, estrella indiscutible, y el portero Essam el Hadary, una leyenda del fútbol árabe y africano que, si no ocurre nada extraño, batirá frente a Uruguay el récord de longevidad establecido en Brasil 2014 por su colega colombiano Faryd Mondragon.

El colombiano saltó al campo en los últimos cinco minutos del último partido de la primera fase frente a Japón con 43 años y tres días, superando la marca que ostentaba desde 1994 el no menos mítico atacante camerunés Roger Milla. El Hadary, apodado "la gran presa", pilar fundamental de "los faraones", lo hará con 45 años y cinco meses exactos, en un récord que parece destinado a durar.

Árbitro: Bjon Kuipers (Alemania).

Estadio: Ekaterimburgo Arena.