Radamel Falcao García, delantero de la Selección Colombia 
Radamel Falcao García, delantero de la Selección Colombia 
Foto de @FCFSeleccionCol
19 Jun 2018 05:09 AM

Rusia 2018: el mensaje de Falcao, quien cumple su sueño de jugar un Mundial

El delantero de la Selección Colombia superó las adversidades que lo marginaron de Brasil 2014. 
Alfonso
Alfonso
Rico Torres
@AlfonsoRicoT

Cuatro años después de haber visto frustrado su sueño de niño por una inoportuna lesión, el colombiano Radamel Falcao García, el 'Tigre', afronta en Rusia con una ilusión desmedida la que será su primera Copa del Mundo.

Orgulloso portador del brazalete de capitán de la Selección Colombia, el delantero de Santa Marta, de 32 años de edad, ha vivido un carrusel de emociones desde que perdió por muy poco el tren de Brasil 2014. Una lesión de rodilla sufrida contra un equipo aficionado en un partido de la Copa de Francia resquebrajó en mil pedazos el corazón y el sueño del 'Tigre' de lucir la casaca amarilla de la 'Tricolor' en el máximo escenario del fútbol mundial.

En enero de 2014, cuando estaba en el mejor momento de su carrera, tras haber brillado en el Porto y en el Atlético de Madrid, y erigido ya como una de las figuras del ambicioso proyecto del Mónaco, Falcao se rompió los ligamentos de la rodilla izquierda en un duelo contra el modesto Monts d'Or Azergues Foot en los dieciseisavos de final de la Coupe de France.

Poco después del golpe -el Mónaco se impuso 0-3 y Falcao marcó el primero del partido- se confirmaron los peores presagios, y el delantero empezó una carrera contra el reloj para intentar llegar a tiempo a la cita mundialista en Brasil. Trabajó sin descanso, en solitario y en grupo, en Francia y en Estados Unidos, se ejercitó en el gimnasio y sobre el césped: se esforzó como nunca antes lo había hecho, pero no llegó por poco. Por muy poco.

"Debo informar, con mucha tristeza, que Falcao no va a estar en el Mundial", dijo el argentino José Néstor Pékerman, director técnico de Colombia, ante decenas de cámaras diez días antes de que arrancara la Copa del Mundo de Brasil. "No son buenas noches; no hemos tenido un buen día. Con mucho dolor informarles que Falcao, Perea y Muriel -los otros dos futbolistas que se perdieron la cita- no van a estar", explicó.

"Yo quería que juegue de cualquier manera. A veces el hombre puede derribar montañas, y a veces no puede hacer las cosas que quiere. Esta decisión con Falcao fue la conclusión de todos los especialistas (...)", añadió el técnico.

A su lado, Falcao García, el que había sido el goleador de las eliminatorias, asentía cabizbajo, con la mirada perdida y visiblemente triste, como aquel que recuerda a un viejo amor del pasado: "Es un momento difícil para los tres. Tenía mucha ilusión de poder participar. Ahora hay que apoyar al equipo desde afuera", dijo.

Los seis meses que estuvo alejado del verde, de enero a junio de 2014, y la ingente cantidad de trabajo no tuvieron recompensa, y sabedor de que llegaba muy justo al Mundial, el 'Tigre' aceptó su suerte, prometió hacer barra a los suyos y se dijo a sí mismo que la lesión sólo sería un bache en el camino y que llegaría en plenitud de condiciones a Rusia 2018.

El camino, pedregoso como pocos, no fue fácil, ni mucho menos. Intentó recuperar su mejor fútbol en Inglaterra, pero la ultra competitiva Premier League, con su ritmo frenético y su juego alocado, no es el escenario ideal para aquellos futbolistas que vuelven de una lesión de larga duración.

Primero el Manchester United y luego el Chelsea, en los que jugó en calidad de cedido por el Mónaco, fueron el caldo de cultivo, pero en ninguno de los dos clubes consiguió destacar. Ya sea por la falta de minutos, por el poco rodaje, por las recurrentes lesiones o por la posición en la que le hicieron jugar muchos partidos -Louis van Gaal lo colocó de extremo derecho en el United-, pero la carrera de Falcao en Inglaterra se saldó con un pobre balance de cinco goles en dos años (cuatro con los 'Diablos Rojos' y uno con los 'Blues').

Pocos confiaron en él tras ese periplo inglés y muchos medios y aficionados presagiaban el ocaso del que poco tiempo antes había sido considerado como uno de los mejores, si no el mejor, '9' del mundo. Aferrado a su esposa, Lorelei Tarón, a su familia y su fe en Dios, de la que habla con orgullo, pasión y devoción, recuperó el terreno perdido a base de goles en un Mónaco que confío de nuevo en él y volvió a hacerle hueco.

"Me perdí el Mundial anterior y después viví dos años horribles, pero Jesús restaura, y lo ha hecho conmigo, y por eso tengo ahora la posibilidad de ir a la Copa del Mundo", manifestó el 'Tigre' instantes después de sellar la clasificación para Rusia.

Levantó una Ligue 1 superando en el camino al multimillonario París Saint-Germain y brilló en la Liga de Campeones, y Pékerman, que lo esperó paciente, celebró su regreso"Lo extrañamos muchos partidos y creo que hemos vuelto a contar con un líder, un fenómeno que nos va a aportar muchísimo", aseguró el seleccionador el año pasado. Falcao jugó ocho de los 18 partidos de la eliminatoria para Rusia y en el camino firmó su gol número 29 con la selección, el que lo coloca como máximo artillero histórico de la 'Tricolor'.

Ahora, cuatro años después de ver su sueño frustrado en Brasil, afronta con una ilusión desmedida la revancha que le ha dado el fútbol, erigido como líder y capitán de una Selección Colombia dispuesta a hacer historia en Rusia. Este martes, minutos antes del partido ante Japón, Falcao publicó el siguiente mensaje:

"Finalmente el día llegó. Dios puede lograr mucho más de lo que podemos pedir o incluso imaginar. ¡Vamos Colombia! Finally, the day has arrived. God can do anything, you know—far more than you could ever imagine or guess or request in your wildest dreams".