James Rodríguez en el partido ante Japón
James Rodríguez en el partido ante Japón
AFP
20 Jun 2018 07:00 AM

Lo que debería cambiar Pékerman con Colombia ante Polonia

La Selección Colombia jugará el próximo domingo ante Polonia a partir de la 1:00 p.m.
Francisco Bernal
Francisco
Bernal Gutiérrez
@Pacho_Bernal

Las derrotas de Colombia y Polonia en el debut en el Mundial Rusia-2018 le plantearon a Pékerman un escenario inesperado para el partido del domingo en Kazán contra los europeos. ¿Qué y cómo hacerlo?. 'Don José' está en serios apuros.

Pékerman tiene por delante varios desafíos, pero la urgencia de los tres puntos ante los polacos para evitar la temprana eliminación pondrá a prueba su experiencia acumulada en el fútbol y el carácter para maniobrar en medio de aguas turbulentas.

1. Los defensores centrales

Lo primero que deberá resolver es la continuidad de los dos defensores centrales, ambos debutantes en Copas del Mundo y que sólo disputaron como pareja un partido de la ronda eliminatoria (ante Perú en Lima, 1-1).

Dávinson Sánchez (22 años), indiscutido en el Tottenham, cometió un error mayúsculo iniciado el partido que generó la jugada de expulsión de Carlos 'la Roca' Sánchez y el posterior gol de penal de los 'Samuráis Azules'.

De ahí en adelante Sánchez se vio preso de los nervios y perdió en todo lo que lo distingue como uno de los defensas con mayor proyección en Europa.

Óscar Murillo (30 años), del Pachuca, fue contagiándose poco a poco del pánico de su compañero de zaga y terminó impreciso y lento para contener a los japoneses.

¿Qué alternativas tiene el argentino?

Cristian Zapata, de 31 años, titular en Brasil-2014, con experiencia europea pero suplente en la última temporada con el AC Milán y quien llegó a Kazán apenas recuperado de una lesión, y Yerry Mina, de 23 años y fichado en enero por el FC Barcelona, pero sin ritmo y con apenas seis partidos jugados.

2. Los alfiles del medio

La ausencia por expulsión de la 'Roca' ante las 'Águilas Blancas' también plantea varios escenarios en el mediocampo cafetero, y el primero es quién tomará su lugar.

Wilmar Barrios, del Boca Juniors y quien ingresó por un intrascendente Juan Guillermo Cuadrado a los 31 minutos, sería su reemplazante natural, y ante los nipones cumplió en medio de la adversidad.

Jefferon Lerma (Levante) arrancó al lado de Sánchez y se fue diluyendo en un partido irregular. Abel Aguilar, mundialista en Brasil y recuperado de una lesión, podría tomar su lugar y aportarle manejo y primer pase como volante central.

El debut mundialista de José Izquierdo precisamente por esa zona no dio los frutos deseados. El del Brigthon inglés apenas ganó unos duelos a fuerza de gambeta, pero terminó, como todos, desordenado y en labores defensivas.

Mateus Uribe, del América mexicano, emerge como su reemplazante, mientras que Cuadrado, el polifuncional de la Juventus, tendría otra oportunidad en la derecha, aunque ante Japón fue más voluntad que claridad y fue sustituido a los 31 minutos.

3. James y Falcao

Pékerman lo advirtió en la antesala del juego con los asiáticos: una última revisión médica a James Rodríguez horas antes del partido determinaría su titularidad .

El Bota de Oro en Brasil-2014 arrancó su participación en Rusia en la banca, confirmando que la dolencia por la fatiga muscular en el gemelo izquierdo, una lesión con la que llegó al Mundial, no ha desaparecido.

El seleccionador, ante la circunstancia del partido en Saransk, decidió arriesgarlo a pesar de no estar al 100%, pero el ingreso del '10' no surtió el efecto esperado.

Ahora, cuando Colombia está contra la cuerdas, la presencia de James es indispensable en el circuito ofensivo, y en el que Falcao, el único punta en la estructura 4-2-3-1 de Pékerman, se nutre con la claridad de juego del astro del Bayern Múnich.

El 'Tigre' en su primer partido en un Mundial mostró personalidad ante los japoneses, experiencia para manejar las situaciones del juego, merodeó con cierto peligro el área rival, pero le faltó esa pelota precisa, el pase justo al pie o al espacio para que pudiera liquidar.

Pékerman tiene cuatro días y cuatro noches para levantar al equipo, devolverle la confianza y sacarlo de una encrucijada en la que sólo Colombia se metió por sus errores.