Luis Enrique dirigiendo a España en su victoria ante Inglaterra 2-1
Luis Enrique dirigiendo a España en su victoria ante Inglaterra 2-1
AFP
8 Sep 2018 03:49 PM

La España de Luis Enrique arranca con victoria ante Inglaterra

Triunfo de la ‘Roja’ en el estadio de Wembley por la Liga de Naciones.
Tomás Guzmán Torres
Tomás
Guzmán Torres
@tguzmant

España alumbró un nuevo futuro al derrotar a Inglaterra en Wembley (1-2) en un partido coral en el que los goles de Saúl Ñíguez y Rodrigo Moreno dieron luz a la idea de Luis Enrique.

Una primera parte en la que Saúl y Rodrigo dieron la vuelta al gol inicial de Rashford, sirvió para que la selección se llevase los tres puntos en su primer partido en la Liga de Naciones de la UEFA y dieran al nuevo técnico español un inicio soñado, tanto por el escenario, el monumental Wembley, como por el juego desplegado.

Los primeros compases vieron a una España dominante, tanto en el césped como en la grada. Diez minutos de toque y toque, pero no intrascendente, como ante Rusia en el Mundial, si no con el sabor eléctrico que aportan arriba Iago Aspas y Rodrigo.

Los de Southgate superaron la adelantada línea de presión de España y Kane, como una torre en el centro del campo, vio a Shaw entrar por la banda izquierda con todo el campo por delante. El carrilero del Manchester United avanzó hasta tres cuartos de cancha, puso un paso raso al segundo palo y encontró a Marcus Rashford, que no tuvo problemas en batir a bocajarro a De Gea.

La urgencia del gol no varió el plan de los de Luis Enrique. Dos minutos después, Saúl se estrenó con la selección haciendo bueno el descaro de Rodrigo y los galones de Carvajal.

El control de España comenzó a ser perenne a medida que los abucheos a Ramos, marcado por la lesión a Mohamed Salah en la final de la Champions, se incrementaron. Cuando más apretaba la Roja, los ingleses recibieron el segundo mazazo. Un golpe especialmente doloroso porque llegó con su mejor arma.

La pizarra de Luis Enrique echó a rodar y Rodrigo, listo como él solo, aprovechó una falta lateral botada por Thiago Alcántara, para dejar en evidencia a toda la defensa inglesa y batir a Jordan Pickford en el primer palo.

España tenía el merecido premio e Inglaterra, arropada por una inusualmente tímida afición inglesa, vivió sus mejores momentos del partido, hasta que De Gea lo frenó en seco.

El descanso, lejos de enfriar a los españoles, les espoleó aún más, con la rabia de desquitarse de la pobre imagen aún en las retinas en Rusia. Thiago estuvo cerca, con una volea espectacular de convertir el gol de la noche. Rodrigo y Aspas disfrutaban desarmando la defensa inglesa. En el banquillo, Luis Enrique no paraba de dar órdenes.

Los cambios, unidos al lógico empuje inglés en los últimos minutos volvieron a destapar al mejor De Gea, quien salvó un gol que ya se cantaba en las gradas cuando sacó un disparo a escasos metros de Rashford.

El sufrimiento en los últimos instantes, con un gol anulado a Danny Welbeck por falta a De Gea, no quitó el triunfo a España, que amarró un resultado que pudo ser mayor, si Rodrigo o Ramos, en el interminable tiempo de descuento de diez minutos, hubieran tenido fortuna en sendos disparos sobre la meta de Pickford.