Giovanni Moreno, Shangai Shenshua
Giovanni Moreno, jugador del Shangai Shenshua.
AFP
27 Mar 2020 10:35 AM

China comienza a retomar actividades y descubre lo difícil que es reanudar el fútbol

El miedo que se vive en el país para que regrese el fútbol profesional.
David Fernando Rocha
David Fernando
Rocha Cubillos
@davikorocha

Equipos todavía asustados por el coronavirus, jugadores diseminados por el mundo, que no pueden volver... Retomar el fútbol tras el parón forzoso causado por la pandemia de Covid-19 no es fácil y lo van descubriendo los chinos.

El país donde apareció en diciembre el nuevo coronavirus fue uno de los primeros en suspender su campeonato de fútbol, la Chinese Super League, desde enero, y ahora es uno de los primeros en planear reiniciarlo, una vez que la pandemia parece allí controlada.

Mire acá: Fred 'Curly' Neal, leyenda de los 'Harlem Globetrotters', murió a los 77 años

Pero la reanudación choca con muchos problemas, un mal augurio para los grandes campeonatos europeos, parados también, que se preguntan cómo terminar la temporada.

La semana pasada, y después el 18 de abril y el 2 de mayo fueron murmurados como posibles fechas de reanudación de la Super League. Eso ocurrió antes de que un brasileño que juega en segunda división china atrapase el coronavirus, uno de los casos importados que hacen temer a China un regreso de la epidemia.

Para empeorar las cosas, el domingo pasado, el belga Marouane Fellaini, que juega en el Shandong Luneng, se convirtió en el primer jugador de Super League diagnosticado positivo al Covid-19.

Y de este modo el campeonato ha sido atrasado de nuevo, a finales de mayo o inicios de junio, según Soccer News. Puede ser incluso más tarde tras el cierre temporal de las fronteras y la reducción drástica de los vuelos internacionales decididos por las autoridades chinas.

Puede ver: Aplazar los Juegos Olímpicos costaría 2700 millones de dólares

Misma suerte para el baloncesto, otro deporte importante en China, que no podrá aparentemente reanudarse en abril como se había pensado un tiempo. Un golpe duro para el país, que quiere mostrarse capaz de volver a la vida normal lo más pronto posible.