Primoz Roglic, ciclista esloveno al servicio de Jumbo-Visma
Primoz Roglic, ciclista esloveno al servicio de Jumbo-Visma
AFP
11 Sep 2019 01:35 PM

La reacción de Primoz Roglic al ver que ahora es Nairo quien lo persigue

El líder de la Vuelta 2019 dio sus sensaciones al ver la remontada del pedalista colombiano. 
Alfonso
Alfonso
Rico Torres
@AlfonsoRicoT

El líder de la Vuelta 2019, el ciclista esloveno Primoz Roglic, aseguró este miércoles que no se "ha asustado" en la etapa de este martes cuando veía que podía perder la camiseta roja por la escapada en la que se metió Nairo Quintana, sino que ha "mantenido la calma" sabiendo que había otros equipos también interesados en tirar.

"No me he asustado en ningún momento. He mantenido la calma porque no era yo solo y todos queríamos llegar lo más rápido posible. Lo que he hecho ha sido rodar a tope hasta la línea de meta", dijo el jefe de filas del Jumbo-Visma.

Lea también: ¡Vuelta a España: Nairo Quintana logra remontada épica y es segundo! 

Roglic entiende que "se verá en Madrid" si hoy ha "salvado La Vuelta", pero cree que "todo pinta bien" para él y su equipo. Aunque también considera que "es una Vuelta imprevisible" y se puede "esperar una gran batalla en los próximos días". El corredor esloveno no tuvo reproches para su equipo, a pesar de que en el final de la etapa se quedó solo en el pelotón de los favoritos. "El equipo ha hecho un gran esfuerzo, pero no podían hacer más y les tocó al resto tirar", apuntó.

Roglic asumió que el de este miércoles "ha sido un día duro" para él, pero también cree que "para todos los que han corrido hoy". "Así que tendremos que seguir todos juntos", avanzó.

Lea también: Lo que queda de Vuelta a España para que Nairo intente llegar a la cima 

Nairo Quintana y el Movistar rozaron este miércoles camino de Guadalajara un nuevo 'Formigal', la reedición de la etapa en la que el colombiano, a lomos de un desatado Alberto Contador, le birló la Vuelta 2016 a un Chris Froome al que los azules esperaban reencarnado en Primoz Roglic. Fue un día de locura por lo inesperado de la situación en la que parecía una de las dos etapas de transición que les quedaba a la Vuelta 2019 hasta llegar el domingo a Madrid.